La fiabilidad del producto nacional del Unicaja

Dani Díez felicita a Alberto Díaz en el partido del domingo ante el Badalona. /ACB Photo/ G. Pozo
Dani Díez felicita a Alberto Díaz en el partido del domingo ante el Badalona. / ACB Photo/ G. Pozo

En una temporada llena de altibajos, Díaz, Suárez, Dani Díez y Jaime Fernández han sido los más consistentes del equipo cuando han estado sanos

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Tras ver el buen partido que completó el Unicaja el pasado fin de semana ante el Joventut, en su primer encuentro con la plantilla al completo tras muchos meses, surge la tentación de pensar en qué hubiera sido del equipo malagueño si las lesiones no hubieran afectado a su línea de flotación. Los problemas físicos, las bajas, forman parte del deporte y afectan a todos los clubes, por lo que es algo con lo que hay que convivir y que hay que saber gestionar. Pero en el caso del conjunto que entrena Luis Casimiro este año se han cebado en tres de sus cuatro jugadores nacionales (Alberto Díaz, Carlos Suárez y Jaime Fernández), que son piezas difíciles de sustituir, por lo que dan en pista y también por la dosis extra de carácter e identificación con el proyecto que aportan.

En una temporada llena de altibajos para el cuadro malagueño, resulta significativo que los cuatro jugadores españoles sean los que han tenido un rendimiento más regular, siempre que han estado sanos. Suárez, Díaz y Dani Díez ya llevan varias temporadas siendo hombres importantes en el Unicaja y el último en llegar, Jaime Fernández, en apenas unos meses se ha erigido en uno de los líderes del equipo y también en ídolo de la afición malagueña.

El exjugador del Estudiantes y el Andorra sigue siendo el hombre más valorado del equipo (15,3) y el quinto mejor de toda la Liga Endesa, pese a sus dos meses de inactividad. La lesión de Suárez fue la que descompensó todo el equipo, como admitió el propio Luis Casimiro y Dani Díez, que tuvo muy poco protagonismo en las primeras jornadas, dio un paso adelante con la lesión de Suárez y ha rendido bien tanto de alero como de ala-pívot. En el caso de Alberto Díaz, el que más tiempo ha estado fuera de las canchas, empezó la temporada a un gran nivel y el pasado domingo, en su segundo partido tras regresar de la lesión, hizo su mejor partido de la temporada (22 de valoración).

Pocos españoles en la ACB

Aunque en la Liga Endesa el jugador español ha perdido mucho terreno en los últimos años –solo un 30% de los profesionales de la ACBesta temporada son nacionales, un dato alarmante según la Asociación de Baloncestistas Profesionales–, solo hay que echar un vistazo a las plantillas de los equipos más importantes para ver que tienen protagonismo. El Real Madrid tiene a Llull, Rudy, Reyes o Yusta, el Barça a Claver, Oriola o Rivas; el Valencia a Abalde, Vives, San Emeterio, Martínes o Sergi García y el Gran Canaria a Oliver, Paulí y Rabaseda. Solo el Baskonia, sin nacionales relevantes en su plantilla, se escapa de esa tendencia.

En el Unicaja la apuesta por el producto nacional es decidida y una línea a seguir en los próximos años. Los cuatro españoles del equipo tienen contrato para la próxima temporada, aunque sus situaciones son distintas. Si Alberto Díaz y Dani Díez tienen contrato garantizado, Suárez tiene una cláusula de corte este verano que el club no va a ejecutar, por lo que también seguirá. El caso más peliagudo es el de Fernández, que tiene contrato pero su gran temporada en Málaga le pone en el radar de clubes más poderosos económicamente que pueden pagar su cláusula de salida. Por eso para la entidad de Los Guindos es prioritaria la revisión de su contrato, para poder seguir contando con el exterior madrileño. Los primeros movimientos del club, como la oferta presentada a Brizuela, uno de los mejores nacionales de la competición y jugador muy cotizado, o la renovación del derecho de inscripción preferente sobre Rubén Guerrero y Francis Alonso, los dos malagueños que han terminado su ciclo en la NCAA, apuntan a que los dirigentes del club malagueño están trabajando en esa vía.