Una final para evitar agobios

Ryan Boatright, que podrá jugar esta tarde, defendido por Jaime Fernández. /Unicaja B. Fotopress
Ryan Boatright, que podrá jugar esta tarde, defendido por Jaime Fernández. / Unicaja B. Fotopress

El Unicaja debe ganar al Estudiantes esta tarde para certificar su presencia en la Copa y eludir jugárselo todo en la última jornada antes del corte

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Hace un mes se daba por segura la presencia del Unicaja en la Copa del Rey que se celebrará en Madrid a mediados de febrero, pero a día de hoy no se puede ser tan categórico. El equipo malagueño sólo precisa de un triunfo para certificar este objetivo cuando quedan dos jornadas para el final de la primera vuelta, que marca el límite del corte copero. Sólo tiene dos victorias de margen sobre el octavo, por lo que debe solventar el asunto cuanto antes para evitarse un dolor de cabeza el próximo fin de semana en la pista del Obradoiro.

La derrota del domingo anterior ante el Tenerife ha puesto también en serio peligro la posibilidad de ser cabeza de serie, algo clave para evitar a los grandes en el sorteo de emparejamientos. Esta tarde (18.00 horas, #Vamos dial 8) tiene la primera posibilidad de zanjar las dudas y hacerse con uno de los billetes para la Copa. Para conseguirlo tendrá que ganar a un rival complicado, el Movistar Estudiantes, que llega al Palacio de los Deportes después de ganar el Real Madrid y con el jugador más en forma de la Liga en sus filas, Darío Brizuela.

Boatright como impulso

El Unicaja tiene estas dudas después de haber perdido los dos últimos encuentros que ha jugado en casa. De la solidez como local, pasó a encajar dos duras derrotas en Málaga frente al Baskonia y, la más importante, contra al Iberostar Tenerife, equipo que está a una victoria en quinta posición y que podría arrebatarle el puesto de cabeza de serie.

Las bajas de Alberto Díaz y Carlos Suárez restaron de forma evidente solvencia y solidez al equipo que dirige Luis Casimiro para competir contra los conjuntos de mayor nivel, de ahí los tropiezos frente al Baskonia, Tenerife y el Valencia, este último en la Eurocup. Era evidente que la plantilla, que no destaca por su solvencia física, necesitaba un impulso para evitar la tendencia descendente, de ahí la llegada de Ryan Boatright, que ayer fue dado de alta para ocupar la plaza de Díaz, y hoy podrá debutar contra el Movistar Estudiantes.

En el punto de mira

Darío Brizuela, escolta.
El escolta vasco es un caso similar al de Jaime Fernández en el Estudiantes, donde compartieron equipo hasta hace dos campañas. Brizuela está firmando una temporada brillante, es el máximo anotador de la Liga y el octavo con mejor valoración. Hoy se medirá a su excompañero.

Las combinaciones para ser cabeza de serie en Madrid

El cuadro malagueño necesita ganarle al Estudiantes y que pierdan sus inmediatos perseguidores: Iberostar Tenerife, Valencia y Divina Joventut, los tres con una victoria menos, para ser cabeza de serie en la Copa. El Valencia recibe en casa al Herbalife Gran Canaria (mañana 19.30 horas) y el Joventut al Baskonia (mañana, 17.00 horas), mientras que el Iberostar Tenerife visita la cancha del UCAM Murcia (mañana, 12.30 horas).

El base estadounidense con pasaporte armenio no destaca por su solidez física y es más bien endeble en defensa, pero su llegada responde a otros criterios. El primero es porque añade potencial ofensivo al perímetro. También suple la baja de Alberto Díaz, que estará tres meses fuera de las canchas lesionado, y por último, da al equipo una alternativa más a la de Jaime Fernández para desbordar. Hasta el momento, sólo el madrileño es capaz de marca diferencias en el uno contra uno, y con Fernández jugando más en el puesto de base, la capacidad de generar juego en el perímetro, ha descendido.

Precisamente Jaime Fernández ha entregado el testigo de jugador nacional más en forma a su excompañero, pero todavía amigo, Darío Brizuela. El escolta vasco del Estudiantes es el máximo anotador de la Liga con una media de 16 puntos. Brizuela, que ya está en la órbita de varios equipos importantes, lidera a un rival que llega tras ganar al Madrid en el derbi y que en la pretemporada le dio un serio correctivo al equipo malagueño en el primer ensayo del verano. Pero desde entonces, ha llovido mucho y el Movistar Estudiantes es antepenúltimo con sólo cinco victorias en quince jornadas.

Jaime Fernández activa la alerta: «El Estudiantes está jugando bien»

SUR

El escolta del Unicaja Jaime Fernández afirmó ayer que el encuentro de esta tarde (18.00 horas) ante su exequipo, el Movistar Estudiantes, se trata de «una final», un «partido muy importante» porque una victoria les puede clasificar para la Copa y «dejar muy cerca de ser cabezas de serie».

«Hay que afrontar el encuentro con mucha seriedad y energía, y recuperar el fortín que el Carpena era en la ACB. Hemos de aprovechar el impulso desde la Eurocup y no hacer un buen partido, sino un hábito de jugar bien tantas veces como se pueda. Tiene jugadores que están sumando a lo que ya estaba haciendo Brizuela, como son Gentile, Cook o el fichaje Whittington», manifestó Fernández.