Una 'gigante' transformación física

Una 'gigante' transformación física

El jugador regresa a España para fichar por el Unicaja convertido en un enorme pívot que ha ganado 22 kilos

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Rubén Guerrero emprendió la aventura americana hace seis años. Tenía 17 años y media 2,08 metros. Era el estereotipo clásico de pívot español delgaducho de aspecto frágil y de un potencial desconocido. Tenía maneras de buen jugador, pero nadie se atrevía a calibrar lo que podía ofrecer; de hecho, después de tantos años en Estados Unidos, todavía no se conoce a ciencia cierta, pero el caso es que ahora se ha convertido en jugador profesional con el Unicaja.

El Rubén Guerrero ha regresado transformado en otro jugador, al menos en el aspecto físico. Cuando se marchó pesaba 86 kilos y ahora pesa 108. En su primera temporada en la Universidad de South Florida, su segunda parada al otro lado del Atlántico tras la Sunrise Christian Academy (High School), ya ganó diez kilos. En Estados Unidos la condición física es algo fundamental para jugar a cualquier deporte, de hecho las sesiones de pesas y gimnasio son el pan nuestro de cada día en los programas de preparación. Su progresión en este aspecto ha sido constante hasta hoy en día, de hecho ha sido una de las causas de que el Unicaja haya acelerado su incorporación. A día de hoy no hay un jugador nacional joven con sus condiciones.

Rubén Guerro, en Los Guindos.
Rubén Guerro, en Los Guindos. / UNICAJA B. FOTO PRESS

Para este cambio tan radical ha sido decisivo el año que pasó en blanco después de cambiar de universidad con destino a Samford, donde brilló en esta última campaña. En este año sin competir para cumplir la sanción que impone la NCAA por este cambio de centro, Guerrero se concentró en los estudios y en trabajar su físico y su juego. El apodo de 'El Gigante' con el que se le ha conocido en Samford no es fruto de la casualidad.

A Rubén Guerrero se le considera el jugador malagueño de mayor estatura que ha pasado por la cantera del Unicaja desde que se tiene registro en el club cajista. Con sus 2,13 metros supera los 2,08 de Domantas Sabonis, ahora en la NBA, con el que llegó a coincidir en categoría júnior. Como él, Domas también dio el salto a la NCAA, donde compitió con la Universidad de Gonzaga.