«Hice baloncesto porque no había equipo de fútbol para niñas en el colegio»

Aranda, en la playa de Guadalmar, su rincón favorito de Málaga. / M.R.

Además de su labor como entrenadora del Unicaja femenino, Lorena Aranda es fisioterapeuta de la cantera del club desde hace años y atiende pacientes a domicilio

MARINA RIVAS

Quiso ser policía, pero acabó siendo fisioterapeuta. También quiso jugar al fútbol, aunque por mucho que se rebelase acabó dedicándose al baloncesto. Sin planear sus pasos, el propio devenir ha otorgado a Lorena Aranda 'Peque' –como se le conoce– un lugar en la historia, primero como jugadora y ahora como la cara visible del primer Unicaja femenino. Desde su rincón favorito de Málaga, la playa de Guadalmar, y apenas una hora después de la salida del sol, cuando empieza su día, nos relata sus inicios, sus sueños frustrados y sus metas futuras.

–Siempre se le ha conocido como 'Peque', la fisio del Unicaja o, ahora, también como la entrenadora del equipo femenino. Pero, ¿quién es realmente Lorena Aranda?

–Una persona normal (ríe), que se levanta muy temprano, empieza a trabajar muy temprano y no acaba hasta las 23.00 horas, porque no sólo me dedico al baloncesto. Yo tengo mis pacientes, muchos de ellos ya mayores, y tengo que ir a sus casas…

Es fisioterapeuta a domicilio?

–Sí. Cuando empecé de fisio, los pacientes que me salían eran a domicilio y no los he dejado.

Recuerda a su primer paciente?

–Pues sí. Fue gracias a Diego Montañés, que me envió a un hombre de 82 años que fue cardiólogo y ahora tiene unos 93, y lo sigo teniendo como paciente.

–Dice que se levanta temprano siempre y ya lo hemos podido comprobar. ¿Cómo es una rutina suya?

–Pues me levanto a las 7.00 y, nada más hacerlo, mi perra me está esperando para sacarla a pasear. A partir de ahí ya desayuno y empiezo mi rutina de trabajo.

No tiene vacaciones planeadas este verano?

–Sí, viajar es una de las cosas que más me gusta. He estado en Tailandia, Japón, Nueva York, Washington, Los Ángeles y por Europa, y este año toca Viena, Praga, Budapest y Bratislava.

Es de dormir en hoteles o de viajar a lo mochilero?

–A lo mochilero fui a Tailandia, pero a este viaje tocará hoteles.

Se ha planteado alguna vez qué hubiera sido si no hubiera escogido la fisioterapia?

–Creo que no. De pequeña decía que quería ser policía, como mi padre, pero él me quitaba las ganas. Y al final descubrí que quería ser fisio en mi etapa como jugadora en Los Guindos, con 15 años. Me lesioné estando allí y al final el que me recuperó y me alentó para seguir fue Ale Ballesteros, el fisio. Ahí pensé: 'Yo quiero ser como este hombre'. Y ahora trabajo con él.

Ya desde pequeña era fanática del baloncesto?

–La verdad es que hice baloncesto por obligación. Yo estudiaba en Gamarra, de toda la vida, y fui a apuntarme a fútbol pero me dijeron que las niñas no, que no había equipo para niñas. Ahí tenía unos 8 años. Entonces resulta que en baloncesto sí había equipos mixtos y mi padre me dijo que me apuntara, pero yo quería jugar al fútbol. Acabé apuntándome a baloncesto.

España se ha perdido a una buena delantera?

–Aunque no lo parezca, defensa e incluso portera (ríe).

Y por qué fútbol?

–Es que en el recreo era o jugar a la comba o al fútbol, y siempre he sido de deporte en equipo.

–Como jugadora, ya en baloncesto, intuyo que era una base peleona…

–Sí, yo era polvorilla, un dolor (ríe), me quejaba por todo. Si me decían que hiciera una fila, yo decía que no.

Y cuando comprendió que el de la canasta era su deporte?

–Pues por Ismael, el que era mi entrenador en el Gamarra. Me fue gustando poco a poco. Recuerdo que mi primera canasta fue en Los Guindos y en mi propia canasta.

Su primera canasta fue una 'autocanasta' a lo Pedro Ferrándiz?

–Sí (ríe). Yo vi mucha gente en un aro, así que me fui para el otro pensando «¿Qué más da? si son iguales». Yo veía a mi entrenador gritarme «¡No, no!», pero yo fui decidida y la metí, y ganamos a pesar de eso (ríe). Todo el mundo habló de que por qué nos nos hicimos una 'autocanasta' en la fase de ascenso en un momento que por puntos nos venía bien, pero, mira, ya lo hice yo en su día...

«Mi primera canasta fue en Los Guindos y en mi propia canasta; pensé: '¿Qué más da si son iguales?'»

–Y luego, subcampeona de España… 

–Sí, con David Luque en 2002. Era cadete con Los Guindos. Luego me llevó Maite Monserrate en el Colegio Presentación y en esa etapa ya estaba estudiando y jugando.

–Formó parte de un equipo de Los Guindos histórico (ya desapareció) y luego ha vuelto a hacer historia como la primera entrenadora del Unicaja femenino. ¿Se imaginó algún día que esto pudiera pasar?

–Para nada. Nadie sabía que Unicaja acabaría sacando una sección femenina y luego no me he llegado a plantear si estoy haciendo historia.

–Ha ascendido a un equipo a Liga Femenina 2 como jugadora y como entrenadora...

–Sí, ascendí como jugadora con el equipo de la UMA, con Ñipi (el técnico) y ahora al Unicaja como entrenadora.

–¿Alguna cara conocida del baloncesto malagueño en aquel equipo?

–Lorena Liñán, la capitana del Asisa Alhaurín de la Torre, por ejemplo.

«Soy la más sensible del equipo; si veo a una jugadora mal, se me cae el mundo encima»

–Alguna vez, viendo a su actual equipo entrenar, ¿no siente la necesidad de volver a jugar?

–No, no, perdería la credibilidad (ríe).

Cómo es como entrenadora?

–A mucha gente puedo parecerle muy seria o arisca, pero no es así. Yo creo que soy la más sensible. Veo a alguna jugadora mal y se me cae el mundo encima, me voy a mi casa tocada.

–La pregunta del millón. ¿La veremos el año que viene de nuevo al frente del equipo?

–Yo espero que sí, yo quiero.

Y qué cree que necesita el equipo de la temporada que viene para hacer frente a la categoría?

–Juego interior. Con un buen juego interior podemos hacer grandes cosas en Liga 2. Hay que dominar en el rebote, en la 'pintura'.

- Cuál es la meta, mantenerse o buscar un nuevo ascenso?

-Va a ser un año duro, mucho más competitivo. Yo creo que el objetivo es consolidarnos, vamos poco a poco.

M.R.

Muy personal

- Un cantante o grupo favorito:

- Alejandro Sanz.

- Una película y una serie:

- De película, 'El guerrero pacífico', y de serie 'Perdidos', 'Juego de Tronos', 'Dexter', 'Los Simpsons'...

- Un libro:

- 'El sueño de mi desvelo', de Antoni Daimiel.

- ¿Qué le gustaría aprender a hacer?

- A cocinar.

- Su plato estrella:

- Hago buena masa de pizza, hamburguesas, pescaíto, carnes...

- Un segundo deporte:

- Fútbol.

- ¿Y un referente deportivo?

- Creo que Carolina Navarro, por todo lo que le ha dado a esta ciudad.

- Si fuera un personaje histórico sería...

- Picasso, porque estaba un poco 'loquillo' (ríe).

- Le gustaría ponerse un día en la piel de...

- Andrés Iniesta. Es un tipo muy noble, ha vivido muchas experiencias y a pesar de todo el dinero que tiene es muy sencillo y humilde.