Intercambio de papeles entre el Unicaja y el Gran Canaria

Luis Casimiro, ahora en el banquillo del Unicaja/SUR
Luis Casimiro, ahora en el banquillo del Unicaja / SUR

Los malagueños, con la oportunidad de reivindicarse ante el equipo que le arrebató la plaza en la Euroliga

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

La pelea era entre el Unicaja y el Valencia. Los dos equipos con más presupuesto tras los privilegiados con licencia permanente en Euroliga, los dos que pugnaban por formar parte de nuevo de esa élite del baloncesto continental. Pero entonces apareció el Gran Canaria y les adelantó a ambos por la izquierda; con menos dinero, una plantilla más limitada y sin casi entrar en las quinielas, el conjunto insular quedó cuarto en la Liga regular y consiguió por primera vez en su historia un puesto en la Euroliga.

No será porque no había avisado el Gran Canaria, que hace dos temporadas ganó la Supercopa y la pasada fue finalista de dicha competición y semifinalista en Copa del Rey y ACB. Ha habido intercambio de papeles con el rival del Unicaja de mañana. El Gran Canaria es ahora el equipo de Euroliga al que quieren desbancar el conjunto malagueño y el valenciano, pese a que las diferencias presupuestarias se mantegan a favor de los conjuntos de Eurocup. El Unicaja, en buena línea en este inicio de temporada, tendrá este domingo en el Palacio de los Deportes de Málaga una buena oportunidad de reivindicarse y también de poner algo más de distancia contra un rival directo.

Lo hará con Luis Casimiro en el banquillo, que cambió de bando atraído por el proyecto del club de Los Guindos. El manchego fue el artífice de las dos excelentes temporadas del club grancanario, pero decidió no renovar allí –y dejar pasar el privilegio de dirigir al equipo en Euroliga– para vivir una segunda etapa en Málaga, esta vez desde el inicio de la temporada.

Será un partido especial para el manchego, que llegó a tener una vinculación muy estrecha con algunos miembros de la plantilla ahora rival: «El Gran Canaria es mi pasado inmediato. Allí pasé dos temporadas muy buenas, la primera con la consecución de un título y la segunda con una final, una semifinal y consiguiendo meter al equipo en Euroliga como cuarto clasificado. Gran Canaria me ha dado mucho y enfrentarme a jugadores que acabo de entrenar pácticamente resulta bastante especial».

Desgaste

El Gran Canaria empezó la temporada con dos derrotas consecutivas, ante el Barcelona y en casa ante el Obradoiro. En la tercera jornada venció de manera holgada al Breogán, lo que sirvió para aportar algo de tranquilidad. Pero el equipo de Las Palmas tendrá que pasar ahora por lo mismo que pasó el Unicaja el año pasado: un calendario de infarto por la acumulación de partidos de Euroliga y Liga ACB y un enorme desgaste físico y mental. Más aún por los largos viajes que tendrá que afrontar desde Las Palmas hasta lugares tan lejanos como Rusia o Lituania.

Sin embargo, Luis Casimiro considera que el conjunto grancanario logrará mantener sus señas de identidad: «Sabiendo que es un equipo entrenado por Salva Maldonado, lo que menos debemos pensar es si viene de perder o ganar. Consigue que el equipo juegue al mismo ritmo, a la misma intensidad ganen o pierdan. Es un equipo temible por el ritmo con el que juega, con mucho uso de la línea de tres y si están acertados son prácticamente invencibles. No nos debemos fijar en sus resultados y sí en su estilo».

 

Fotos

Vídeos