Invertir en el futuro

En la revisión de contrato de Jaime Fernández el Unicaja se juega buena parte de su proyecto de futuro

Jaime Fernández habla con Richotti durante la pasada Copa del Rey en Madrid. /ACB FOTOS
Jaime Fernández habla con Richotti durante la pasada Copa del Rey en Madrid. / ACB FOTOS
Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Rara vez en el baloncesto español un club fuera de los dos grandes de la ACB puede contar con el mejor jugador nacional, al margen de los que están en la NBA. El Unicaja puede presumir de ello después del acierto de echar el resto por Jaime Fernández el pasado verano tras pagar 250.000 euros al Andorra.

Es el jugador del momento para disfrute de los aficionados malagueños, que valoran como pocos el talento y la calidad. Resulta llamativo que hace unos meses estos mismos aficionados se lamentasen por la marcha de un jugador de la talla de Nedovic, y que sin saberlo ni esperarlo se han encontrado con otra referencia que ha hecho olvidar al formidable jugador serbio. A Fernández se le preguntó una y otra vez si era el sustituto del ahora jugador del Armani Milán, que si era su recambio, si eso representaba una presión extra... El madrileño ha respondido en la pista y ya nadie se acuerda de Nedovic, que ha sido el jugador mejor pagado en el Unicaja en la última década.

Anda ahora el Unicaja intentando revisar el contrato de Jaime Fernández. Hay buenas intenciones porque, como en los noviazgos, las dos partes se quieren. «Buena sintonía», tituló el miércoles este periódico. Jaime está encantado con el club, su afición y la ciudad. El Unicaja, por su parte, es consciente de que tiene un fuera de serie en el equipo sobre el que construir un proyecto de futuro. Pero esto es un negocio y con las intenciones no basta. Nedovic se fue llorando de Málaga y esperemos que con Jaime Fernández no pase lo mismo.

Miren, en el baloncesto actual se pagan los números; lo que un jugador es capaz de generar en la pista. Todo tiene un precio. Los puntos, los rebotes, las asistencias, la inteligencia, el desborde, la dirección... Todo esto encumbró a Nedovic (13,7 puntos, 3,5 asistencias y 12,7 de valoración a estas alturas de la temporada el año pasado) a la cúspide de la pirámide salarial del Unicaja cuando renovó. Fernández promedia 13 puntos, 5,1 asistencias y 16 de valoración, con el añadido de que es español y cubre una plaza de cupo de formación, algo clave para la configuración de las plantillas. Sin embargo, es de los jugadores que menos cobran en el equipo precisamente por ese desembolso inicial en su fichaje.

Ahora, un puñado de los equipos punteros de Europa, algunos de España también, tienen apuntado en rojo el nombre del madrileño, la perla del Unicaja. El club malagueño debe andarse listo y la vez rápido para evitar otra despedida que sería muy complicada de entender por parte de la afición. Sería una demostración de ambición poder retener a Jaime Fernández y un paso sensacional para relanzar la idea de que existe un proyecto de futuro claro y definido. No parece que haya en el mercado mejor pilar sobre el que edificarlo.