Jaime Fernández: «Cuando me hablaron de fichar por el Unicaja dije: ¡vamos a hacerlo ya!»

Fernández, durante la entrevista con este periódico./Félix Palacios
Fernández, durante la entrevista con este periódico. / Félix Palacios

El escolta madrileño del Unicaja asume las alta expectativas que hay en torno a su fichaje y espera que en Málaga se le abra la opción de ganar títulos

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Jaime Fernández (Madrid, 1993), tiene sólo 25 años para la presente será su novena temporada en la ACB. Tenía 17 años y cursaba segundo de Bachillerato cuando Luis Casimiro, entonces entrenador del Estudiantes, se fijó en aquel menudo y descarado jugador del equipo EBA y lo puso a jugar en la élite. Ahora, técnico y deportista se reencuentran en Málaga después de que el Unicaja haya hecho este verano un esfuerzo económico para romper su contrato con el Andorra y poder así ficharlo.

Resulta llamativo que, tras toda su vida profesional en el Estudiantes, su casa, da el salto a un equipo más potente, el Andorra, y hace la mejor temporada de su carrera.

–Es que yo tenía una situación muy cómoda en el Estudiantes, jugaba en el equipo de toda mi vida, tenía un rol relativamente importante y estaba en una situación, no estancada, pero sí acomodada. Yo soy ambicioso, siempre quiero más y por eso creo que el cambio a Andorra, salir de casa, me vino muy bien. Esa misma ambición sigue vigente ahora que estoy en el Unicaja y espero que sea también una buena temporada.

Las cosas le iban muy bien en Andorra, pero este verano le llama su agente y le dice que el Unicaja le quiere fichar. ¿Qué es lo primero que piensa?

–¡Vamos a hacerlo ya! Es lo primero que digo, me salió así. Que un club como el Unicaja se fije en ti es algo muy bonito y hay oportunidades que sólo pasan una vez. Tenía que cogerla.

¿Se valora en ese momento la posibilidad de ganar títulos ?

Sí, sí que se piensa. Eres consciente de que el Unicaja es un club grande, que se te abre la posibilidad de ganar títulos y de que aquí la ambición es máxima. Llevar esta camiseta conlleva una responsabilidad.

«¿Por qué no vamos a entre los tres o cuatro primeros? Es algo que nos tenemos que exigir»

En Málaga siempre hay unas enormes expectativas en torno al Unicaja en los inicios de temporada. Queremos ver al equipo jugar la final de Copa, llegar lejos en 'play-off', luchar por todos los títulos... No sé si desde alguien de fuera se pueden ver estas aspiraciones algo exageradas.

–No, a mí me parece bien que haya esa exigencia. Está claro que todos somos conscientes de que el Real Madrid y el Barcelona están por encima del resto pero, a partir de ahí, ¿por qué no va a estar el Unicaja entre los tres o cuatro primeros o luchar por los títulos? Es algo posible y todos nos tenemos que exigir estar en esa pelea, en ese estatus.

Pero parece que la diferencia con los clubes más potentes está más acentuada y menos sin embargo con los equipos de clase media.

–Es que muchos equipos de esa clase media se han reforzado muy bien y no es tarea fácil. Hay que hacer una temporada redonda, estar concentrados todo el año para poder acabar arriba. Pero esta tiene que ser la ambición, hay que mirar siempre lo más arriba posible.

El Unicaja ha fichado este verano a un jugador con amplia experiencia NBA, como Roberts y a dos jóvenes de gran talento que vienen de la Euroliga. Sin embargo, muchos aficionados hablan de usted como 'El fichaje'.

–Pues bienvenido sea, que la gente confíe en mí desde el principio está bien. Yo vengo con mucha ilusión para dar mi mejor versión y tratar de satisfacer esas expectativas. Esto es sólo cuestión de trabajo y claro, después depende de que al final la pelotita entre por el aro.

¿Comparte esa idea de cierta incertidumbre sobre el rendimiento que pueda dar el equipo este año?

–Lo entiendo. Ha sido una pretemporada tan rara, con el paréntesis de las selecciones y después esa una minipretemporada. Pero creo que con el Betis ya lo hicimos mejor y yo soy optimista.

Desde fuera se ve al equipo con mucha soltura en ataque, mucha amenaza, pero con algunas lagunas defensivas.

–Está claro que es algo que hay que mejorar. Nosotros además tenemos que sumar desde la defensa, empezar el trabajo atrás, ser más sólidos. Pero estas cosas se construyen con tiempo.

Los jugadores nacionales que han llegado al Unicaja en las últimas temporadas, como Suárez o Díez, ya son casi malagueños. ¿Se ve así de integrado dentro de algunas temporadas?

–En esta ciudad se respira baloncesto y estoy seguro de que voy a estar muy bien, pero tampoco pienso mucho en el futuro. Prefiero pensar mejor a corto plazo.

¿Qué recuerda de su debut en la ACB a las órdenes de Luis Casimiro?

–Era muy joven y estuve haciendo la pretemporada con el primer equipo. Luis confió en mí pronto, me dijo que iba a contar conmigo. Pude jugar algunos partidos en la ACB y lo recuerdo como un año muy positivo. Es bonito volver a reencontrarme con él ahora.

Llegar nuevo a un equipo y conocer bien al entrenador supongo que ayuda.

–Sí, sí claro que ayuda. Siempre le he tenido mucho cariño por hacerme debutar en la élite y cuando que he coincidido con él le he saludado con afecto. A nivel personal es muy buena persona y como técnico es de los mejores que hay. Lo tiene todo para que hagamos una buena temporada.

El viernes debutan en la Liga Endesa ante el Valencia y después ya empieza la Eurocup, con hasta tres partidos por semana entre ambas competiciones. No va a haber tiempo casi para adaptarse.

–El inicio es muy duro, es cierto, pero no hay excusas. Todos tenemos que jugar contra todos; enfrentarnos al Valencia en casa es una buena puesta a punto. Espero que el pabellón esté a tope, que la gente se vuelque con nosotros y que nos podamos llevar la victoria para tener un buen inicio.

«Mi puesto en la selección está muy caro, pero seguiré intentándolo»

Aunque ha sido un habitual de la selección en las categorías inferiores, las ventanas FIBA y la ausencia de los jugadores de la Euroliga y la NBA le han permitido a Fernández debutar en el combinado nacional absoluto. Allí ha coincidido con su nuevo compañero Alberto Díaz y ha explotado su versión de escolta a las órdenes de Scariolo. «Las ventanas FIBA me han dado un plus en la selección, de visibilidad, de poder trabajar con Scariolo y con un grupo muy bueno. Ha salido bien como equipo y creo que yo también he rendido bien», asegura. Con la clasificación para el Mundial 2019 encarrilada, el jugador del Unicaja aspira a seguir contando para la selección, aunque es consciente de que es difícil cuando estén disponibles todos los jugadores. «Estoy a disposición del seleccionador, aunque sé que puesto está muy caro. Yo seguiré intentándolo, tratando de hacer mi trabajo y una buena temporada en el Unicaja», dice.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos