Jaime Fernández, el mejor jugador nacional en el Unicaja desde Garbajosa

Jaime Fernández, durante una sesión de fotos para la Eurocup esta temporada. /Unicaja B. Fotopress
Jaime Fernández, durante una sesión de fotos para la Eurocup esta temporada. / Unicaja B. Fotopress

Ninguno de los jugadores españoles fichados por el club desde 2006 ofreció un rendimiento tan bueno ni tuvo un impacto tan grande en el juego del equipo

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

El Unicaja de esta temporada es una caja de sorpresas. El rendimiento que está ofreciendo el equipo está por encima de lo esperado. Igual sucede con el papel de algunos jugadores. Sin embargo, lo más llamativo de este primer mes de competición está siendo el protagonismo que está alcanzando Jaime Fernández, uno de los fichajes de este verano. Quien diga que esperaba un rendimiento tan bueno del madrileño, seguramente miente, pues hasta en su círculo más cercano sorprende la explosión de juego y capacidad de mando que está ofreciendo. Sus números y el impacto que está teniendo en el juego del Unicaja lo convierten ya en el mejor jugador nacional llegado al conjunto malagueño desde que Jorge Garbajosa dejó Málaga para emprender su aventura americana en la NBA después de ganar la Copa del Rey de 2005 y la Liga de 2006 y ser MVP de la Liga.

En un deporte como el baloncesto presidido por los números y las estadísticas, las del escolta de 25 años son espectaculares a la vez que inesperadas comparándolas con las de la campaña anterior en el Andorra. El martes ante el Unics se fue hasta los 23 puntos y 7 asistencias, con unos promedios de 11,5 y 4,3 en la Eurocup. En la ACB, los datos son todavía mejores, 15,8 puntos y 4 pases de canasta, siendo el tercer jugador y primer nacional más valorado (19,8).

Para los que huyen de las estadísticas, quizá lo más importante de esta irrupción de Jaime Fernández es la capacidad que ha tenido con 25 años recién cumplidos de asumir el mando de un equipo de la categoría del Unicaja. No esquiva la responsabilidad en los momentos complicados y, lo mejor de todo, es que resuelve con acierto.

Echando la vista atrás, ningún otro jugador nacional alcanzó los registros del escolta en sus primeros partidos, y parece evidente que resultará complicado que esto cambie pues el paso adelante dado por Fernández es definitivo para su confirmación como uno de los mejores valores actuales en España.

El Unicaja realizó apuestas similares como la que ha hecho por Jaime Fernández en el pasado. El ejemplo más claro se produjo precisamente tras la marcha de Garbajosa a la NBA. El club echó el resto y pagó un millón de euros al Estudiantes para fichar a Carlos Jiménez, actual director deportivo. El alero hacía muchas cosas en la pista, los famosos 'intangibles' que definió Sergio Scariolo, pero sin llegar a los registros de Fernández. Esa misma temporada, la 2006-2007, también llegó Iñaki de Miguel, procedente del Etosa Alicante, y que tuvo un papel residual en el equipo que jugó la Final Four.

Un temporada después, Germán Gabriel protagonizó uno de sus regresos, y se apostó por Alfonso Sánchez, lesionado al comienzo de la temporada. El ala-pívot, ahora director técnico de la cantera, no jugó demasiado con ocho minutos de media. En la campaña 2008-2009 no se ficharon nacionales y un año después, el club realizó otro gran desembolso pagando 850.000 euros al Fuenlabrada por Saúl Blanco y 300.000 al Manresa por Guille Rubio, dos apuestas totalmente fallidas. En la 2010-2011 hubo un baile de refuerzos durante toda la temporada. Se apostó por Freire y Lima, luego volvió Garbajosa a mitad de temporada de la mano de Chus Mateo, sustituto de Aíto, y también jugaron Almazán, Cobos y Pozas; además de Sinanovic, Piwi García o Blakney...

Con Mateo al frente del equipo, emergió Álex Abrines, que tuvo alguna actuación brillante, pero sin la regularidad (7 puntos en 14 minutos de media) de Jaime Fernández. El año acabó mal y se recurrió a Luis Casimiro para salvar la temporada. El manchego apostó por un jovencísimo Alberto Díaz, que disputó cuatro partidos. Aquello dio paso a la llegada de Repesa, con el que se fichó a Fran Vázquez, Urtasun y Vidal, tres jugadores importantes. Tampoco ellos alcanzaron el nivel de Fernández. Alguno como Vidal, que venía de ser uno de los mejores nacionales de la Liga, fue una absoluta decepción.

Mejor fueron las cosas con las incorporaciones de Carlos Suárez en la temporada 2013-2014 y el ascenso de Domantas Sabonis. El madrileño fue a más, aunque sin llegar a los registros anotadores de su actual compañero. Lo suyo es ayudar en otras facetas.

Una temporada después, el Unicaja no pescó en el mercado nacional, pese a recuperar a mitad de campaña a Germán Gabriel. En la 2015-2016, la apuesta fue Dani Díez, que en el Gipuzkoa había destacado como el mejor jugador joven de la Liga. Su rol con Plaza fue distinto y no ha alcanzado aquel nivel mostrado en San Sebastián. Por último, la campaña pasada tampoco hubo fichajes nacionales, y así se llega al acierto con Jaime Fernández, por el que el Unicaja ha pagado 350.000 euros, que ahora, hasta parece poco dinero a tenor de su rendimiento.

De aquí en adelante, la única duda es saber si podrá mantener un nivel tal alto. Si lo consigue, el Unicaja estará ante uno de sus mejores fichajes de las últimas décadas, porque tiene 25 años, desborda calidad y es español.

Jugadores nacionales

Temporadas

2006-2007 De Miguel y Carlos Jiménez

2007-2008Germán Gabriel y sube Alfonso Sánchez

2008-2009Ninguno

2009-2010Saúl Blanco y Guille Rubio

2010-2011Suben Freire y Lima. Debutan Pozas y Almazán

2011-2012Sube Abrines

2012-2013Fran Vázquez, Urtasun y Sergi Vidal. Jiménez es dado de alta y debutan

Conde y Díaz.

2013-2014Carlos Suárez

2014-2015Germán Gabriel llega a mitad de temporada

2015-2016Llega Dani Díez

2016-2017Juan García es dado de alta dos meses

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos