Un maratón de partidos para el Unicaja tras el parón

Milosavljevic y Díez, ayer en Lugo con McCallum, ahora en las filas del Breogán /@danidiez11
Milosavljevic y Díez, ayer en Lugo con McCallum, ahora en las filas del Breogán / @danidiez11

El conjunto malagueño, con Suárez en la expedición, juega hoy ante el Breogán el primero de cuatro partidos en 11 días

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Este domingo de Resurrección es el punto de partida para la recta final de la temporada regular del Unicaja. Por delante quedan ocho partidos antes de que lleguen las eliminatorias por el título de la Liga Endesa. Hoy (19.30 horas, ante el Café Candelas Breogán) el equipo malagueño regresa a la competición tras 15 días de parón que siempre suponen una incógnita. Se ha tenido tiempo de sobra para entrenar bien y mejorar aspectos, aunque también hubo percances como la lesión de Roberts y de Suárez. El primero está recuperado y el segundo ha mejorado de su microrrotura, por lo que viajó con el equipo y jugará si el cuerpo técnico lo considera oportuno.

Los caprichos del calendario han provocado que, tras dos semanas sin jugar, el cuadro malagueño vaya a afrontar un pequeño maratón de cuatro partidos en 11 días, tres de ellos además lejos de Málaga (el de hoy en Lugo, el miércoles en Valencia, el sábado en casa ante el Burgos y el siguiente miércoles en la pista del Estudiantes). Un periodo en el que el Unicaja tendrá que demostrar que definitivamente está de vuelta y que el partido ante el Joventut antes del paréntesis no fue un espejismo. Aunque pueda parecer que el conjunto de Luis Casimiro no se juega mucho en lo que queda de la Liga regular, no es así. En primer lugar porque será importante tratar de llegar a los 'play-off' en cuarta posición y por lo tanto con el factor cancha a favor. Pero sobre todo porque en esta recta final de competición el conjunto necesita recuperar de manera definitiva la confianza y la credibilidad para afrontar las eliminatorias por el título con ciertas garantías. Tras los fiascos en Copa del Rey y Eurocup, y con el mazazo que supone saber que no se regresará a la Euroliga la próxima temporada, los 'play-off' se quedan como la única alternativa para que el Unicaja y su afición se lleven alguna alegría esta campaña.

La primera prueba será esta tarde en el Pazo dos Deportes de Lugo, pabellón en el que el Breogán ha sumado seis de sus ocho victorias esta temporada. Allí cayeron equipos como el Real Madrid o el Andorra, así que sería un error relajarse. Lo advertía ayer Luis Casimiro antes de viajar a Galicia. El conjunto que entrena Tito Díaz, un histórico del baloncesto gallego que ha tomado las riendas del equipo tras la destitución de Natxo Lezkano en marzo, cuenta con la gran novedad de Ray McCallum. Otros dos ex del Unicaja militan en el Breogán, Sergi Vidal, fuera del equipo por lesión y Romaric Belemene, canterano del club malagueño que está teniendo muy pocos minutos en su primera temporada fuera del paraguas del Unicaja. El pívot ucraniano Volodymyr Gerun es la gran amenaza interior del Breogán (14 de valoración media por partido).

En el partido de Málaga, ganó el Unicaja en un partido muy disputado (78-72) y con exhibición de Jaime Fernández, que hizo 35 de valoración. El cuadro malagueño no gana a domicilio en la ACB desde diciembre.