Máxima tensión en el Carpena

Milosavljevic, Shermadini y Díez, en el último partido disputado en Valencia. /Agencia Lof
Milosavljevic, Shermadini y Díez, en el último partido disputado en Valencia. / Agencia Lof

El Unicaja juega en casa en su momento más delicado y con la afición muy molesta con los resultados

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

No es un partido de 'play-off', no hay un juego en título ni la clasificación para una competición europea. Pero el encuentro de esta tarde en el Palacio de los Deportes de Málaga se va a vivir con una tensión impropia de un encuentro de liga regular ante un rival de la parte media de la tabla. Porque ante el San Pablo Burgos (17.00 horas, Movistar Deportes, dial 53) el Unicaja hoy se juega mucho.

El conjunto malagueño regresa a casa tras más de 20 días. Queda lejos la victoria lograda ante el Divina Seguros Joventut, porque aquel pequeño repunte de ilusión ha quedado totalmente difuminado. El equipo que entrena Luis Casimiro vuelve en el peor momento de la temporada, con varios jugadores señalados y el entrenador en una posición incómoda. Por supuesto, también la directiva del club está en el ojo del huracán, como principales responsables de lo que ocurra en el primer equipo. Para lo bueno y para lo malo.

La plantilla tiene hoy una auténtica prueba de fuego ante el San Pablo Burgos, ya que una nueva derrota forzaría al club a tomar medidas drásticas

Tras la dura derrota ante el Breogán de Lugo y la paliza recibida en Valencia, otro tropiezo forzaría al club a tomar alguna medida drástica, algo que hasta ahora se ha evitado. Los dirigentes de la entidad han dado de margen los dos próximos partidos para ver una mejoría en los resultados, el de hoy y el del miércoles ante el Estudiantes, pero la realidad es que una derrota precipitaría la toma de decisiones. En ese ambiente crispado, con el público malagueño muy molesto por la deriva del equipo –algo que quedará patente de alguna forma desde la grada, aunque ahora el apoyo es más importante que nunca– el conjunto local tendrá que aislarse de todo para sacar adelante el partido.

Asegurar el 'play-off'

No ha mostrado hasta ahora mucha fortaleza mental la plantilla, por lo que cualquier atisbo de duda puede afectar al rendimiento. Y no está el Unicaja para regalar victorias, pese a que la cuarta plaza ya prácticamente esté en manos del Valencia. Pero es que aún quedan seis jornadas para que termine la Liga regular y el estado actual de depresión puede poner en riesgo incluso la clasificación para las eliminatorias por el título si siguen llegando derrotas. El Tenerife, noveno clasificado, ya está a solo una victorias y el Unicaja tiene que jugar en la isla en la penúltima jornada. Por eso hay que sumar más triunfos como sea.

De nuevo con la baja de Suárez, hay que ver cómo reacciona el Unicaja al toque de atención que le dio el secretario técnico Carlos Jiménez a la vuelta de Valencia. Es el momento de sacar el orgullo, como decía el viernes Waczynski, y demostrar que los jugadores no han dado por concluida la temporada. Al abrigo del Martín Carpena, el Unicaja ha ganado sus seis últimos partidos en la Liga Endesa, desde la derrota ante el Tenerife en la mañana del Día de Reyes, un dato positivo a tener en cuenta. El equipo que entrena Diego Epifanio 'Epi' ha estado toda la temporada en la zona media de la clasificación, sin entrar en puestos de 'play-off', pero también sin caer a puestos de descenso. Actualmente es decimoprimero, con tres victorias menos que el conjunto malagueño.

Si en los últimos encuentros las posiciones interiores han sido un agujero negro para el Unicaja, con Lessort menos activo de lo habitual y Shermadini y Wiltjer sin capacidad para aportar un punto más de dureza, en el Burgos el peligro llega por dentro. El serbio Goran Huskic y el norteamericano Dominique Sutton, refuerzo de mitad de temporada procedente del Rytas lituano, son los más valorados del rival de hoy. Regresará a Málaga Augusto Lima, canterano del Unicaja que debutó con Aíto, que ha vuelto a la ACB tras su fallido paso por el Cedevita.