Canal Unicaja
Actualidad
Unicaja
«Lo único que lamento es no haberle dado un título al Unicaja; he tenido muchas pesadillas sobre ese tiro», declaró ayer el jugador a este periódico Uno de los mayores ídolos de la afición regresa por primera vez a Málaga
17 de enero de 2014
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Ansley, arropado ayer por los jugadores del equipo cadete que entrena Paco Alonso. :: Salvador Salas. Vídeo: Enrique Miranda | Pedro J. Quero
ENRIQUE MIRANDA | MÁLAGA..-

Como si no hubiera pasado el tiempo, Mike Ansley volvió ayer a aterrizar en el aeropuerto de Málaga. Con algunos kilos más -no muchos, se mantiene en forma-, pero con la misma sonrisa y la misma cara de ilusión que hace más de 20 años, cuando pisó por primera vez la Costa del Sol, tras su paso por la NBA.

El ala-pívot de Alabama, uno de los grandes ídolos de la afición malagueña, regresó ayer a la ciudad que lo encumbró como jugador en Europa. Lo hizo feliz y agradecido por el interés del Unicaja. El club ha querido homenajear a la plantilla que se estrenó en la Euroliga, entonces Liga Europea, y contactó con el jugador, cuya estancia en Málaga patrocina el restaurante Cardamomo.

«Estar aquí es increíble. Amo esta ciudad, echo de menos todo aquello y no había vuelto desde entonces. La gente del club ha hecho un esfuerzo porque quería que estuviera aquí», comentó ayer en declaraciones a este periódico a su llegada al aeropuerto de Málaga. El propio exjugador, antes de que se le pregunte, saca en la conversación su famoso triple errado ante el Barcelona de Aíto García Reneses en el cuarto partido de la final de la ACB de 1995. Aquel inolvidable tiro hizo que el Unicaja se ganara la simpatía de gran parte del baloncesto español y, aunque no entró, cambió el signo del club. «He tenido muchas pesadillas con ese tiro. Después de 20 años sigo pensando qué es lo que podía haber hecho mejor en aquella jugada. Lo único que lamento es no haber dado a Málaga un campeonato, aunque ahora han construido una gran entidad», comentó. Es capaz de recitar de memoria la plantilla de aquella temporada: «Miller, Manel Bosch, Freddy, Richi, Nacho, el mejor base de España... Con algunos sigo teniendo contacto por Facebook», admite.

Ansley, a punto de cumplir 47 años, vive ahora en Varsovia, con su mujer (una bella polaca que lo ha acompañado en este regreso) y sigue vinculado al mundo del baloncesto. Tiene su propia academia (Big Mike Academy) por la que pasan centenares de niños. «Vivo muy bien en Polonia, tengo mi propia academia con un socio y enseñamos a muchos niños», dice. Aunque reconoce que el tiempo de Málaga es mucho mejor. «Es el mejor del mundo», exagera. Además, se sacó el título de entrenador y está al frente de un modesto equipo, el UKS Przyszlosc Zielonka. «Ahora entiendo por qué Javier Imbroda tenía tantos problemas para manejarme», bromea sobre su nueva etapa como técnico. Antes de eso, Ansley tuvo una larga carrera como jugador; después de Málaga jugó en Cáceres, en Turquía y una decena de temporadas en conjuntos polacos (incluso como jugador-entrenador) hasta los 43 años. Todo un ejemplo de profesionalidad para un jugador que tampoco destacaba por su capacidad física.

Visita a Los Guindos

El norteamericano llegó a Málaga pasadas las 18.30 horas procedente de Polonia con escala en Dusseldorf. Antes de pasar por el hotel, visitó las instalaciones de Los Guindos para saludar a algunos de los veteranos del club. Allí se encontró, en la entrada de las oficinas, con una foto suya con Chris King y Tony Massenburg, con los que formó una tripleta de americanos en la temporada 1992-1993. «Es increíble que tengáis esa foto ahí», comentó un emocionado Ansley.

En Los Guindos saludó efusivamente a Manolo Rubia, a Ramón García y conoció a algunos de los nuevos empleados, como el segundo entrenador del Unicaja, Antonio Herrera. No dudó en fotografiarse con el actual presidente, Eduardo García, que destacó una faceta peculiar -«eras el mejor jugando con el culo», le dijo-y saludó a los jugadores de cantera que estaban entrenándose en el pabellón de Los Guindos.

Para terminar la visita, Ansley no dudó en repetir el famoso triple desde la zona frontal de la zona a petición de este periódico. «Un solo tiro». Lanzó a canasta con decenas de miradas sobre él y el balón dio en el aro y no entró. «Volvería a tirar aquel triple una y otra vez», repite el jugador. Un ganador nato.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

PROXIMOS PARTIDOS

Vocento