Malaga CF

Del infierno a la Euroliga

Imagen de los aficionados del Limoges en su regreso a la Euroliga, tras 14 años.
Imagen de los aficionados del Limoges en su regreso a la Euroliga, tras 14 años. / AFP
  • El Limoges, rival del Unicaja, militaba hace apenas tres años en la segunda división

  • En los años de máximo esplendor del conjunto malagueño, el equipo francés tocó fondo con problemas financieros y varios descensos

A los aficionados más jóvenes del Unicaja no les sonará mucho el Limoges como club de baloncesto de élite. Habrán escuchado mucho hablar de aquel equipo que liderado por Bozidar Maljkovic arrebató al conjunto malagueño su primer título europeo en la Korac de 2000, pero quizás poco más. Sin embargo, el conjunto francés tiene un palmarés envidiable, con una Copa de Europa, una Recopa y tres Korac, además de una decena de ligas francesas. Todo, fruto de dos décadas gloriosas, desde principios de los años 80 hasta 2000, en las que la pequeña ciudad del país vecino se convirtió en un referente para el baloncesto europeo.

Pero de la gloria el Limoges cayó al infierno. En un increíble giro de su carrera, el club galo que visitará mañana el Palacio de los Deportes malagueño es fruto de un profundo proceso de reconstrucción tras deambular varias temporadas por la tercera y segunda división francesa, acuciado por los graves problemas económicos y legales.

Casualmente, la crisis institucional del Limoges coincidió con algunos de los mejores años del Unicaja. Tras la famosa final de 2000, el Limoges cayó en picado, mientras que la entidad de Los Guindos se consolidó como uno de los miembros fijos de la máxima competición europea. El Limoges regresa esta temporada a la Euroliga tras 14 años fuera de la competición. Será su primera visita al Palacio, ya que en 2000 la Korac se tuvo que jugar en Ciudad Jardín por los problemas de construcción que surgieron en el pabellón malagueño.

Hace apenas tres años, el conjunto francés ni siquiera jugaba en la primera división francesa. Tras varias temporadas en la NM1, la tercera francesa, y tras superar varios escándalos financieros, en 2006 ascendió a la Pro B y en 2010 a la Pro A, la máxima competición gala. Fue breve su regreso a la élite, porque en un año volvió a descender. En 2012 por fin volvió a tener estabilidad en la primera competición francesa y ya la pasada campaña volvió a levantar el título de su país, que le otorgaba el pasaporte a la Euroliga.

Escasa experiencia europea

Tras esta década de turbulencias en el equipo francés la cuestión es: ¿qué se encontrará mañana el Unicaja? En primer lugar, el actual Limoges en un equipo con mucho potencial para la Liga francesa, pero al que parece que le faltan efectivos para competir en la Euroliga al máximo nivel. En teoría, pasar al ‘Top-16’ sería un gran logro para el equipo que entrena el francés Jean-Marc Dupraz. Muchos de sus jugadores debutan esta temporada en competición europea, aunque cuenten con veteranos como Curry o Batista.

Sus jugadores más interesantes son los que están en progresión, como el joven Leo Westermann, fichado por el Barcelona y cedido al Limoges, o el alero Boungou-Colo, al que la prensa francesa relacionó este pasado verano con el Unicaja. Hasta ahora, el Limoges lleva cuatro victorias y una derrota en la Pro A francesa, mientras que en la Euroliga perdió ante el Maccabi (92-76), pero ganó con solvencia en su casa al Cedevita (71-60). En Málaga buscarán dar la sorpresa.