Malaga CF

Problemas en el timón

Stefan Markovic se seca el sudor durante el partido ante el Sevilla.
Stefan Markovic se seca el sudor durante el partido ante el Sevilla. / Álvaro Cabrera
  • El bajón de forma por el que atraviesa Granger y la lesión de Markovic condicionan al Unicaja en un puesto clave

Cuando comenzó la temporada, el consenso era casi unánime. El Unicaja había dado con una pareja de bases compensada y de características diferentes, lo que daba el equilibrio deseado. Tres meses después esa opinión se mantiene, si bien, el desarrollo de la temporada, está impidiendo que ambos muestren lo mejor de sí mismos. Por un lado Granger atraviesa el estado de forma más bajo desde que llegó a Málaga la pasada temporada. Por otro, Markovic arrastra una lesión que minimiza su presencia en la pista con actuaciones casi testimoniales, como la del domingo en Zaragoza.

Son dos casos diferentes, también con soluciones distintas, pero que de algún modo están condicionando el rendimiento del equipo, especialmente en esos desplomes en la segundas partes que tanto están dando que hablar entre los aficionados estos días. Si uno de los dos no anda fino, el problema es que el otro no está en condiciones para dirigir al equipo.

La situación de Granger es bastante particular y se trata de una cuestión de confianza, de sensaciones. Nada ha variado en su forma de trabajo, tampoco en su mentalidad, siempre positiva. De hecho, ha aumentado sus horas de trabajo individual para tratar de revertirla, pero es evidente que carece de la solvencia y el acierto de la temporada anterior. Él mismo reconocía en una entrevista que concedió a SUR hace dos semanas que no se obsesionaba por su falta de acierto, y que podía hacer otras cosas.

Y eso es lo que está tratando de hacer, por ejemplo, se mantiene entre los mejores en asistencias de la Liga (séptimo), tal y como se aprecia en la tabla de la derecha, por contra, anota cinco puntos menos que la pasada campaña. En favor Granger hay que decir, que además está combatiendo una fuerte lumbalgia.

Markovic sigue igual

Pero si el uruguayo no anda fino, el problema es que Markovic está jugando según las sensaciones que tiene por la lesión que sufre el quinto dedo del pie izquierdo, en el que tiene un edema óseo.

No se puede decir si ha mejorado o empeorado y los médicos del Unicaja indicaron a este periódico que mantiene las molestias más o menos fuertes dependiendo del día. Lo que parece claro es que el asunto de una posible operación no se contempla, una solución esta que no gustó al entorno del jugador, según ha trascendido. Hay que entender que si juega poco es porque ese día las sensaciones no son buenas, como en Zaragoza. Y el problema es que la única solución a su lesión es un descanso prolongado que ahora no puede tener. Esta semana, sin partido europeo será todo un alivio para el serbio, y quién sabe si también para Granger. El Unicaja los necesita al timón.