Malaga CF

El Unicaja infantil cae en la final de la Minicopa ante el Real Madrid (60-83)

El Unicaja infantil cae en la final de la Minicopa ante el Real Madrid (60-83)
/ E. M.
  • El británico del conjunto madrileño, Queeley, determinante con 36 puntos, mientras que en el cuadro malagueño destacó Lucas Muñoz

Como ya ocurrió en la final del año pasado en la edición de Málaga, el Real Madrid volvió a ser el verdugo del Unicaja en la Minicopa (60-83), torneo de los equipos infantiles que se disputa de manera paralela a la Copa del Rey. El equipo malagueño que entrena Manolo Bazán logró meterse en la final después de realizar un magnífico torneo en Las Palmas y vencer al Bilbao, al CAI y sobre todo al Barcelona, el equipo más duro de su grupo, tras una prórroga. Pero esta mañana, en un Centro Insular de Deportes casi lleno y bajo la mirada de los presidentes del Real Madrid, Florentino Pérez y del Unicaja, Eduardo García, además de Eduardo Portela, Joan Plaza o jugadores como Sergio Rodríguez, no pudo doblegar al Real Madrid y cayó por 23 puntos, una diferencia quizás demasiado abultada y que no refleja la batalla que dio el cuadro malagueño.

Pese a que lo que se esperaba era un duelo entre Usman Garuba (Real Madrid) y Golden Nnaemeka 'Gody' (Unicaja), los dos jugadores que estaban marcando diferencias en este torneo con números espectaculares, la estrella esta mañana fue Kareem Queeley, alero británico de 13 años del Real Madrid, que hizo un partido sobresaliente para liderar a su equipo hacia el título.

En el Unicaja, el alero malagueño Lucas Muñoz, trataba liderar al conjunto malagueño con 17 puntos y detalles de gran calidad técnica. Pero el Real Madrid logró imponer su ritmo de juego desde el principio, con un parcial de 3-11 en los primeros minutos. En el conjunto que entrena Manolo Bazán se echaba en falta la aportación de 'Gody', muy lastrado por las faltas en la primera mitad (tres personales y solo tres puntos en seis minutos de juego). El cuadro madrileño dominaba el rebote defensivo y eso le permitía enlazar contraataques rápidos y sumar puntos con facilidad (12-24 al descanso). Queeley seguía imparable gracias a su velocidad y su potencia de piernas y el Real Madrid abría cada vez más brecha. Una racha de acierto de Lucas Muñoz con dos triples consecutivos y una buena jugada individual de Alessando Scariolo, hijo del exentrenador del Unicaja, hicieron que el Unicaja se colocara solo a siete puntos (32-39), pero el Madrid frenó el parcial con cinco puntos de Jorge Viejo y se fue al descanso con 32-44 en el marcador.

Tras el descanso, 'Gody' trató de mejorar su primera mitad y empezó anotando cerca del aro. Un triple de Paco Montiel ayudó a que el Unicaja se volviera a poner a diez puntos, pero el Real Madrid no tuvo problemas para mantener esta diferencia en el cuarto (46-53). Queeley seguía haciendo de todo y lograba levantar al público de sus asientos con sus mates. En el último cuarto, el Unicaja se quedó sin gasolina para seguir recortando diferencias. Su principal baluarte, Lucas Muñoz se fue al banquillo eliminado por faltas (fue despedido con un gran aplauso del público) y ya el choque no tuvo color (60-83). Pese a la derrota, gran torneo el que han jugado los chicos de Manolo Bazán, un equipo con varios jugadores a los que habrá que seguir de cerca en los próximos años.