Malaga CF

El Unicaja encaja la décima derrota en su aciago 'Top 16'

fotogalería

Kuzminskas, en un momento del encuentro. / AFP

  • El cuadro malagueño solo aguantó una mitad ante el potente Fenerbahçe

El ‘Top 16’ es una competición apasionante, en el que los mejores equipos de Europa miden sus fuerzas para poder seguir con vida en el camino hacia la Final Four. Pero el Unicaja hace ya varias semanas que no disfruta de esta fase de la competición. Se le está haciendo larga y pesada, pese a que el conjunto malagueño trata de no bajar los brazos. Estar entre los 16 equipos más competitivos de Europa es un privilegio, pero el cuadro malagueño está esta temporada un escalón por debajo que muchos de sus rivales actuales. Este jueves volvió a ser patente esta desigualdad en la cancha del Fenerbahçe, actual líder del grupo del Unicaja y una de las plantillas más potentes del campeonato. El conjunto que entrena Plaza lo intentó, salió a competir desde el principio, pero la gasolina solo le duró la primera mitad y terminó encajando su décima derrota en este ‘Top 16’ (79-83). Sin opciones de clasificación (ya de manera matemática), el Unicaja le puso empeño pero cuando el Fenerbahçe apretó tras el descanso, ya no hubo partido. Dosificó Plaza a sus jugadores (solo Markovic jugó más de 20 minutos) y además se encontró frente a un excepcional Goudelock, uno de los mejores bases de la competición, que lideró a su equipo con la motivación de mantener el liderato.

El Unicaja no salió a la cancha pensando en el rival ni en su puesto de la clasificación y por eso salió más mentalizado que los locales, algo relajados. Eso se materializó en un 0-7 de parcial de inicio, con los puntos de Toolson, Kuzminskas y Green. El conjunto de Plaza estaba muy centrado en frenar el enorme potencial ofensivo del Fenerbahçe y le generó muchos problemas a los hombres de Obradovic, que tardaron casi cuatro minutos en estrenarse en el marcador (2-7). Al técnico más laureado de Europa no le gustó nada de lo que veía en pista y paró el partido. Con Goudelock en pista, los locales se metieron en el encuentro. El talentoso base americano anotó cinco puntos seguidos y Erden le dio el relevo bajo los aros para poner a los locales por delante, tras un parcial de 8-0. Aún así, el Unicaja siguió echando mano de sus exteriores, especialmente de Toolson –motivado ante Goudelock, en un duelo de tiradores- para marcharse con ventaja al final del primer cuarto (19-21).

Plaza jugó el primer cuarto prácticamente con el mismo quinteto, algo nada habitual en un entrenador que acostumbra a hacer cambios continuamente. Afrontó el segundo periodo con un equipo totalmente distinto (Granger, Stefansson, Suárez, Thomas y Vázquez), con la intención de repartir minutos. Le salió bien la apuesta, ya que el Unicaja aguantó bien el alto ritmo del Fenerbahçe. Con Goudelock en plan estrella (11 puntos con tres triples en la primera mitad) y el apoyo de Hickman y Vesely, el Fenerbahçe empezó a despegarse en el marcador. El Unicaja tuvo momentos de descontrol y basado en las jugadas individuales de Granger, que jugó muchos minutos de escolta. Un triple imposible de Bogdanovic desde su cancha y en el último segundo puso el 39-33 al descanso.

Partido decidido

Esa canasta final pudo pesar demasiado sobre el Unicaja. El Fenerbahçe salió como un ciclón en el tercer cuarto, ante la impotencia de los visitantes. Tras cuatro minutos sin anotar, Toolson metía un triple que frenaba la sangría del Fenerbahçe (44-36). Pero el conjunto de Obradovic ya estaba desatado. Echó mano del talento de Bjelica y los tiros de Goudelock y Bogdanovic para encarrilar el encuentro. Cinco minutos después del descanso, el conjunto turco ya ganaba por 15 puntos, ante el enfado de Plaza. La ventaja llegó a ser de 18 puntos y el partido quedó sentenciado con el parcial del tercer cuarto (24-12).

El último cuarto ya no tuvo historia. Al Unicaja le seguía costando un mundo anotar frente al poderío físico desplegado por Bjelica, Vesely o Savas y Goudelock siguió con su recital para romper la defensa malagueña. Es justo resaltar que el Unicaja no cesó en su empeño de defender cada jugada, incluso presionando el balón. Pero los locales iban sobrados y su triunfo no peligró en ningún momento (78-63). Tras la derrota, el Unicaja regresará este viernes Málaga para medirse el domingo al UCAM Murcia y tratar de mantener el liderato de la ACB. En la Euroliga, aún tiene que viajar a Rusia la próxima semana para jugar contra el Nizhny y recibir al Laboral Kutxa en la última jornada. Demasiado ‘Top 16’ para el cuadro malagueño.