Un plácido inicio de Eurocup

El canterano Pablo Sánchez, ayer en el entrenamiento del primer equipo. /Unicajab.Fotopress
El canterano Pablo Sánchez, ayer en el entrenamiento del primer equipo. / Unicajab.Fotopress

El Unicaja empieza hoy ante el Rytas la segunda vuelta de la competición europea con sólo una derrota y con el pase al Top 16 en su mano

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Ha pasado algo más de un mes desde que el Unicaja iniciase su camino en esta Eurocup 2018-2019. Tras un viaje complicado, con una conexión aérea perdida que le obligó a llegar a Vilna el mismo día del partido, el conjunto malagueño se topó con un Rytas sólido en su casa y un mal último cuarto para sufrir la primera derrota de la temporada. Tras el ilusionante estreno en la Liga Endesa ante el Valencia, llegó la primera derrota en la Eurocup ante un equipo sin grandes nombres y con mucho menos potencial que el equipo que entrena Luis Casimiro.

Ese mismo Rytas visita hoy el Palacio de los Deportes (20.45 horas, por Teledeporte) en el inicio de la segunda vuelta de la competición, pero el panorama es totalmente distinto para el Unicaja. Los buenos resultados han dado tranquilidad al equipo malagueño y la primera fase de la Eurocup ha sido mucho más plácida de lo que se preveía tras la primera jornada. De hecho, desde aquella derrota del 2 de octubre, no ha vuelto a perder en Europa ya que lleva cuatro victorias consecutivas (Fraport Skyliners, Mornar Bar, Unics y Fiat Torino). Eso hace que el Unicaja tenga en su mano la clasificación para la próxima fase, que se podría certificar esta misma semana.

En todo caso, nadie duda de que el Unicaja estará en el Top-16, ya una fase mucho más competitiva que esta inicial y en la que realmente se posicionan los equipos que estarán en la lucha por el título: «Nuestras expectativas en esta primera fase se han cumplido en cuanto a resultados, aunque en el juego aún tenemos que mejorar. Ya he comentado alguna vez que me preocupa más ser primero de grupo en la siguiente fase que ahora. Puedes ganarlo todo ahora y llegar a la segunda fase, perder primero en casa y ya vas de culo», decía ayer Luis Casimiro. «La segunda fase es fundamental cara a las eliminatorias, pero nosotros tenemos que ir haciendo el camino afrontado cada partido como si no hubiera otro», declaró.

Habrá hoy ganas de revancha ante el conjunto lituano, que es tercero del grupo D, con tres victorias y dos derrotas (fuera de casa sólo han ganado ante el Mornar Bar). El bloque es el mismo del primer partido, ya que ficharon al americano Manny Harris pero apenas ha durado en el conjunto lituano un mes. Los jugadores más importantes del equipo rival son los americanos Sutton (16,6 de valoración) y Seeley (12,3) y los lituanos Sirvydis, Kairys y Bendzius, los dos últimos muy efectivos en el primer partido ante el Unicaja.

Roberts, seria duda

En el Unicaja la principal duda sigue siendo el puesto de base. Alberto Díaz es baja de larga duración y Roberts es seria duda para el encuentro de esta noche por la contusión costal que sufrió en Burgos. El norteamericano ha mejorado en las últimas horas y ayer se pudo entrenar con sus compañeros, aunque sólo en las jugadas sin contacto para evitar una nuevo golpe en la zona dolorida. Ayer Luis Casimiro explicaba que se vestirá de corto para el partido, pero que jugará o no dependiendo de su evolución durante la jornada de hoy. «Es de los que siempre da un paso adelante», comentó sobre el base. El entrenador también confirmó que no hay intención de acometer ningún fichaje pese a las bajas: «Estamos en una buena disposición, con química en el equipo y no vamos a tocar nada mientras podamos. Lo de Roberts será un partido con máximo, contamos con Jaime Fernández y con la ayuda de Pablo Sánchez, que lo está haciendo cada vez mejor en los entrenamientos». El joven base de 16 años que milita en el equipo de Liga EBA podría debutar hoy también en la competición europea.

«Nos preocupa la defensa, pero no sólo cuando perdemos»

Luis Casimiro habló ayer de los problemas de defensa que ha tenido el Unicaja en los últimos partidos: «Estamos preocupados con la defensa, pero no sólo cuando perdemos, cuando ganábamos también. El día de Zaragoza, el primer tiempo ante el Manresa... Tenemos que trabajar más para evitar las canastas fáciles. Es evidente que tenemos que mejorar en la faceta reboteadora y en la defensiva». El técnico manchego aseguró que el equipo aún está empezando, que tiene que evolucionar y considera que hay mucho margen de mejora: «Sabemos dónde están nuestros puntos débiles y ahora el paso que me gustaría dar como entrenador es que el equipo aprenda a saber el partido en el que estamos, saber leerlo y adaptarnos a cada situación. Ganarlo con más defensa, con más rebote o con más guerra interior, según el partido. Tenemos que saber ganar jugando bien, regular o jugando mal, porque habrá día que juguemos mal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos