Una ‘Plaza’ en la historia

Una ‘Plaza’ en la historia

El catalán vivirá hoy un partido especial al igualar a Scariolo como el técnico que más veces se ha sentado en el banquillo del Unicaja

José Miguel Aguilar
JOSÉ MIGUEL AGUILAR

Llegó presto a cambiar la historia de un club abonado al sufrimiento de los resultados, a la desazón del juego y a la frustración de proyectos imperfectos. En los dos primeros años encandiló a una afición que vio en él a un hacedor de ilusiones, compitiendo en todos los frentes, oponiendo resistencia a los grandes, obcecado con derribar barreras. Su estrella declinó tras el batacazo de la ausencia de la Copa del Rey y cuando había cogido ya su pasaporte para viajar a otros destinos la conquista de la Eurocup le dio una nueva oportunidad de seguir en Málaga. Joan Plaza, intimista, escritor en sus ratos libros, funcionario de prisiones antes de hacer carrera rodeado de canastas, distante en la lejanía y habilidoso en las distancias cortas, arribó a tierra tras las marejadas y los oleajes. A falta de otros títulos, ya tiene Plaza en la historia de Los Guindos, ya que frente al Real Madrid igualará a Sergio Scariolo como el entrenador que más veces se ha sentado en el banquillo malagueño.

Entrenadores

Joan Plaza.
Hoy hará 301 partidos en el banquillo.
Sergio Scariolo.
El que más títulos logró, dos, y el que lo condujo a una Final Four.
Javier Imbroda.
El primero que jugó una final.
Bozidar Maljkovic.
El que más finales jugó, 3, y logró el primer título, la Korac de 2001.
Mario Pesquera.
El que lo hizo debutar en Europa.
Jasmin Repesa.
El de mayor porcentaje de triunfos en Europa (60,8%).

Este jueves en Las Palmas cumplirá 301 partidos luciendo la corbata verde que distingue a la entidad financiera, que es la razón de ser del club. En su quinta temporada -sólo Javier Imbroda ha flirteado más campañas con el tiempo-, Joan Plaza ha batido todos los récords posibles, ya que a su larga estancia en este lugar se une el vasto calendario (sobre todo en las competiciones internacionales) que le ha permitido arañar marcas que parecían de otra época. De hecho son dos eras diferentes, en un círculo que parece cerrarse en este mes de febrero. Se convertirá en leyenda en un torneo que no se le da especialmente bien y frente al equipo que le encumbró en la élite; se topará con el pasado en una esquina que atisba el futuro. No habría mejor forma de asomarse al balcón de la historia que mostrando el trofeo que realmente le hará un hueco en los libros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos