Una pretemporada contra el reloj para el Unicaja

Lessort, uno de los fichajes estrella del Unicaja, ayer durante las pruebas médicas. /Ñito Salas
Lessort, uno de los fichajes estrella del Unicaja, ayer durante las pruebas médicas. / Ñito Salas

El equipo tiene por delante seis semanas de trabajo marcadas por las ausencias de los internacionales

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Era engañosa la imagen que se veía ayer en la cafetería del Hospital QuirónSalud, en la que los jugadores del Unicaja desayunaban tras pasar por las distintas pruebas médicas propias de la pretemporada. Once jugadores del primer equipo, más dos refuerzos del final, desde el primer día ya en Málaga, dispuestos a empezar el trabajo de pretemporada. El conjunto malagueño casi al completo, con la única ausencia de Brian Roberts, que aterriza este mediodía en Málaga; el sueño de cualquier entrenador. Luis Casimiro empezará esta tarde a trabajar con sus hombres y lo hará con todos los profesionales disponibles.

Pero la alegría durará poco, porque esta pretemporada tan atípica estará marcada por las ausencias de los internacionales, que tendrán que marcharse en breve a preparar los partidos de las 'ventanas FIBA' con sus selecciones. En un verano sin Juegos Olímpicos, Mundial o Eurobasket, los jugadores se vuelven a ver envueltos en una guerra de intereses entre sus clubes, los que les pagan el salario, y sus selecciones.

Adaptación

El nuevo entrenador del Unicaja tendrá seis semanas por delante para poner a punto a un equipo en el que él es una de las novedades, junto con los cuatro fichajes. Habrá cambio de estilo en el juego, nuevos roles en la plantilla, formas de trabajo distintas, y todo eso lo tendrá que asimilar el equipo en mes y medio antes del inicio de la Liga Endesa, a final de septiembre.

Foto de familia de la plantilla.
Foto de familia de la plantilla. / Ñito Salas

Será un periodo de preparación contra el reloj, ya que Luis Casimiro tendrá que aprovechar al máximo el tiempo en el que tenga disponibles a todos sus hombres (Lessort, Díaz, Fernández, Salin, Waczynski y Shermadini serán las probables bajas por los partidos de selecciones , desde principios de septiembre). El propio Luis Casimiro mostraba ayer en Twitter su rechazo a las fechas de las 'ventanas FIBA' y abogaba por hacer un calendario más compatible con el trabajo de los clubes.

«Los jugadores estamos hartos de que no se nos escuche», dice Suárez sobre la guerra entre los clubes y las selecciones

«Los jugadores estamos un poco hartos de que no se nos escuche. Esperemos que haya una solución, porque esta temporada va a ser atípica y vamos a ver si esto no nos afecta o nos afecta lo menos posible», aseguró ayer Suárez. «Yo estoy tranquilo; cuando llegue el momento ya se hablará», comentaba Alberto Díaz. Su compañero de selección Jaime Fernández admitió que el asunto de las 'ventanas FIBA' es complejo: «Mi compromiso con el club es máximo, pero si me llama Scariolo y cuadra que pueda ir, por supuesto que iré con la selección».

Mientras llegan las ausencias, será importante que los nuevos fichajes se adapten cuanto antes. Sus nuevos compañeros sólo tenían ayer buenas palabras para los recién llegados: «Son jugadores muy jóvenes la mayoría y vienen con ganas de hacer un buen año. Hemos mantenido un bloque importante, así que hay ganas de ayudar a los nuevos», decía Dani Díez. Para Jaime Fernández, este nuevo Unicaja «tendrá un juego alegre, ya que tenemos jugadores que pueden anotar, pero también podemos ser muy defensivos y no dejar a los rivales que jueguen cómodos».

Díez y Waczynski bromean, con Fernández en primer plano.
Díez y Waczynski bromean, con Fernández en primer plano. / Ñito Salas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos