La inconsistencia debilita al Unicaja

Shermadini, defendido por Kairys y Kramer. /Rytas
Shermadini, defendido por Kairys y Kramer. / Rytas

El equipo malagueño debuta con derrota en la Eurocup, en un mal partido marcado por las pérdidas y las desconexiones en defensa

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

En Lituania, uno de esos escasos países en los que el baloncesto es casi una religión, el Unicaja encajó su primera derrota de la temporada (80-72 en la pista del Rytas). No fue el inicio de Eurocup deseado para un equipo llamado a estar en los puestos de arriba, no tanto por la derrota sino por el juego mostrado, pero esto es sólo el principio. Tras el espectacular inicio ante el Valencia, ayer bajó al suelo de sopetón. Habrá que buscar términos medios en el rendimiento del conjunto malagueño, pero sí es cierto que la superioridad mostrada en la Liga Endesa se convirtió en inconsistencia en el debut europeo.

80 Rytas Vilnius

80 - Lietuvos Rytas (20+14+20+26): Seely (12), Sutton (12), Girdziunas (7), Kairys (15), Butkevicius (6) -cinco inicial-, Kramer (2), Bendzius (18), Echodas (8) y Normantas (-).

72 Unicaja

72 - Unicaja (13+23+19+17): Roberts (13), Jaime Fernández (2), Waczynski (9), Wiltjer (9), Lessort (16) -cinco inicial-, Díaz (4), Suárez (4), Shermadini (8), Díez (3), Salin (2) y Milosavljevic (2).

CANCHA
Partido de la primera jornada del grupo D de la Eurocopa, disputado en el Siemens Arena de Vilna ante 5.493 espectadores.

La propuesta de baloncesto del Unicaja de Luis Casimiro es atractiva, pero habrá que avanzar en un plan 'b' cuando no se logra tener el ritmo del partido y jugar a altas velocidades. Ayer el equipo malagueño tuvo excesivas pérdidas (17), no controló el rebote ante un rival sin muchos centímetros y tampoco logró una estabilidad defensiva mínima que le permitiera desplegar su juego. El resultado fue que el Rytas tiró casi 20 veces más a canasta y eso resultó definitivo.

El partido sirve para comprobar que esta Eurocup va a ser dura. El Rytas es un equipo sin estrellas, con escaso juego interior y un banquillo limitado. Pero conocen perfectamente cuáles son sus virtudes y en su cancha se convierten en un rival complicadísimo. Dos exjugadores de la ACB, buenos jugadores peroque tampoco sobresalieron en España (Bendzius y Seeley) fulminaron al equipo visitante, junto al pívot Kairys. La nota positiva del cuadro malagueño es que tuvo momentos de reacción pese a ir con el marcador en contra, lo que invita a pensar en que el equipo tiene carácter. En el plano individual hubo demasiadas ausencias, con Jaime Fernández, Suárez o Wiltjer poco acertados. Sí agradó ver un tercer cuarto dominante de Lessort, tiene un potencial enorme, correctos movimientos al poste bajo y hambre para robar balones en defensa. No todo es potencia física ahí. El problema es que el parcial definitivo el Unicaja se atascó y echó por tierra el partido de manera definitiva.

Mal inicio

Empezó dormido el cuadro malagueño y el Rytas no lo desaprovechó. Varios fallos defensivos del cuadro malagueño permitieron que los lituanos endosaran un parcial de 9-0 en apenas minuto y medio. Wiltjer fue el encargado de abrir el marcador del Unicaja con un triple, pero el ataque malagueño, con excesivas pérdidas de balón, no funcionaba. Casimiro lo intentó con la entrada de Shermadini y el georgiano le generó los primeros problemas a la defensa del Rytas. Waczynski empataba el partido a 11 con una 'bombita' y la defensa visitante parecía que mejoraba. Aún así, el Rytas volvía a apretar y las canastas de Bendzius o Kairys le permitían siete puntos de ventaja (20-13) .

El exjugador del Obradoiro Bendzius afinaba la puntería y eso significaba más problemas para el Unicaja en el arranque del segundo parcial. Un robo de Sutton culminado en canasta ponía la máxima diferencia en el marcador (28-15, +13). Pero el Unicaja supo aguantar el vendaval, se puso en manos de un quintento más defensivo liderado por Suárez y empezó a recuperar terreno. El ataque fue más sencillo y llegaron cuatro puntos seguidos de Roberts, un mate de Lessort y un triple de Díez, que debutó esta temporada. Los 13 puntos de desventaja quedaban anulados con una canasta de Wiltjer y el propio canadiense anotó dos tiros libres para el favorable 34-36 con el que se llegó al descanso.

El momento de Lessort

El Unicaja salió de los vestuarios dispuesto a aumentar su ventaja, aunque tardó más de dos minutos en anotar. Sin embargo fueron el preludio de los momentos de mejor juego del equipo malagueño. Un triple de Roberts y un mate de Lessort ponían la máxima a favor de los visitantes (36-43). El pívot francés atacó con buenos movimientos al poste bajo, logró sacar algunos contraataques desde su defensa y dio mucha mejor imagen que en el partido de ACB. El problema es que esos buenos minutos no sirvieron para que el Unicaja abriera brecha en el marcador, porque se topó con el tiro exterior del Rytas, especialmente con un inspirado Bendzius, al que se sumó también Seeley. Al final del parcial el Unicaja sólo ganaba por uno (54-55).

Estaba todo por decidir en el último cuarto y ahí fue cuando el Rytas se mostró superior, con el aliento de su afición. No funcionaba la defensa del Unicaja y menos el ataque. No encontró Casimiro un quinteto adecuado para controlar el choque. En los seis primeros minutos sólo anotó siete puntos y el conjunto lituano ya ganaba por diez (70-60). No le salía nada bien al equipo visitante: lo mismo regalaba un balón al rival que Suárez fallaba dos tiros libres o que Shermadini cometía pasos. No había manera y el equipo local supo seguir haciendo daño desde fuera. El parcial del cuarto fue 26-17, para el 80-72 final. Primer revés para el Unicaja, que mañana mismo tiene una nueva cita, en la pista del Fuenlabrada en la Liga Endesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos