La salida de Bordes, en el momento menos oportuno

La marcha del gerente a la Liga ACB se producirá en un momento clave de la temporada para el Unicaja al ser el ejecutivo que acapara numerosas funciones en los capítulos económico y deportivo

Eduardo García, Mejía y Rubiales, delante, con Sergio Corral y Ángel Bordes, detrás. /Ñito Salas
Eduardo García, Mejía y Rubiales, delante, con Sergio Corral y Ángel Bordes, detrás. / Ñito Salas
Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

El Unicaja busca recomponerse ante la salida de su gerente camino de la Liga ACB. El próximo 1 de mayo el todavía hombre fuerte del club de Los Guindos pondrá rumbo a la dirección de la competición nacional dejando un vacío importante de poder, en un momento clave de la temporada. La noticia apuntada ayer por SUR ha causado un enorme revuelo en la entidad cajista, pero también entre los clubes de la propia Liga que no comparten su desembarco como asesor del nuevo director general, José Miguel Calleja.

Así se fraguó

Para entender la llegada del gerente del Unicaja a un puesto de máxima responsabilidad en la Liga hay que remontarse unos meses atrás en el tiempo. Tras la renuncia de Francisco Roca a seguir como presidente de la Liga, la ACB abrió un proceso para seleccionar un director general y creó una comisión que tenía este objetivo en la que estaba el Unicaja, representado por Ángel Bordes, además de otros clubes. El elegido fue José Miguel Calleja, que desde octubre de 2017 trabajaba al lado de los clubes y la directiva de la ACB en el análisis y optimización de la organización. De esas sesiones de trabajo surgió la elección de Calleja y el vínculo para que este apueste ahora por Ángel Bordes, un profesional cuya capacidad de gestión está bien valorada en la Liga, pues ha participado de los asuntos más complejos que ha vivido la asociación los últimos años.

Sin consenso entre los clubes

Sin embargo, pese a que el papel de gestor del abogado malagueño es apreciado, la realidad es que la noticia conocida ayer pilló a los clubes que componen la ACB con el paso cambiado. Varios de ellos, según se apuntó a SUR, se pusieron en contacto con el personal de la Liga para obtener información al respecto y mostrar su disconformidad por el elegido. Entre otras cosas, argumentaron que no veían bien que un empleado de un club pase a trabajar para la Liga con capacidad de mando, algo que se ha tratado de evitar en los últimos años. Además, tanto el Unicaja como Ángel Bordes, en representación del club, han estado implicados en distintos asuntos que en la mayoría de las ocasiones enfrentaban a los clubes de la Euroliga con el resto. Esto generó la enemistad de distintos equipos, que ahora no aprueban su desembarco en la Liga. Todo hace indicar que Bordes podría asumir las funciones de la actual secretaria general de la competición, Esther Queraltó. Algunos clubes amenazaron con llevar el asunto a la Asamblea General que se celebrará a primeros de mayo, aunque el nombramiento del todavía gerente del Unicaja es una decisión del nuevo director general, José Miguel Calleja, que tiene potestad para ello. Precisamente mañana estará en Málaga para presentar un torneo de la ACB, aunque no hará declaraciones sobre este asunto. Bordes dejará el club malagueño el 1 de mayo, y ayer se encargó de comunicarlo de forma oficial, al tiempo que habló personalmente con varios responsables de algunos clubes de la Liga.

Varios clubes se quejaron ayer a la ACB por la llegada del abogado a la directiva de la Liga

Malestar en las altas esferas

La salida de Ángel Bordes estaba decidida desde hace meses por los máximos responsables del Unicaja, la Fundación Bancaria, que es la propietaria del club, pero lo que no se esperaba es que él mismo la anticipase. Se produce en un momento clave de la temporada, con muchos frentes abiertos, como el cierre de ejercicio económico, además del futuro deportivo con los 'play-off' a la vuelta de la esquina. Como el gerente acaparaba todo tipo de funciones ejerciendo de director general, es una baja compleja de suplir. Además, algunos responsables del club se enteraron de la noticia por la prensa, aunque distintos empleados de la entidad financiera la conocían desde hacía varios días, no así algunos de sus superiores más altos, y esto no ha gustado teniendo en cuenta cómo funcionan el banco y la Fundación Bancaria.

Momento inoportuno

A la espera de que el Unicaja disponga del reemplazo para su gerente o de que el directivo en cuestión llegue con funciones de director general, la entidad se prepara para reorganizarse. El gerente ha ido asumiendo competencias y funciones. Tanto que ayer se explicaba que su relevo no podrá asumir tantas. Desde labores de representación como gestión económica, legal, organización de partidos, supervisión de personal, campaña de abonados, redacción de contratos, negociaciones con representantes, renovaciones de jugadores y un largo etcétera. Todo esto quedará en el aire a partir del 1 de mayo, pues al directivo elegido le costará ponerse al día a las puertas de un verano que, como siempre en el Unicaja, estará repleto de movimientos de todo tipo.

¿Efecto dominó?

En estos dos días desde que SUR.es publicó la información con el relevo que se avecina en la gerencia del Unicaja, el trajín de especulaciones ha sido constante y se han barajado todo tipo de escenarios para el futuro inmediato del club. En el último año, el consejo de administración ha sufrido modificaciones notables con la llegada de tres nuevos consejeros, todos procedentes de la Fundación Bancaria. Primero fue su director general, Sergio Corral, acompañado de Isabel Fernández Machuca, y Paco Alonso. Por la experiencia reciente en el club malagueño, este tipo de movimientos adelantan otros futuros, máxime teniendo en cuenta que la Fundación quiere reforzar su presencia en una de sus empresas, el equipo de baloncesto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos