Una semana para tomar decisiones

Los jugadores del Unicaja hacen piña al final de un entrenamiento. /SALVADOR SALAS
Los jugadores del Unicaja hacen piña al final de un entrenamiento. / SALVADOR SALAS

Tras cerrar las renovaciones de Fernández, Milosavljevic y Suárez, el Unicaja tendrá que afrontar los casos de Salin, Shermadini, Lessort y Wiltjer

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Una semana después de la eliminación ante el Valencia, el Unicaja ha avanzado de forma importante en la planificación de la próxima temporada. Ha cerrado tres renovaciones claves para consolidar el proyecto, las de Jaime Fernández, Suárez y Milosavljevic, y ahora deberá tomar decisiones sobre otros jugadores que acaban contrato, como son Salin, Shermadini, Wiltjer, Roberts y Lessort, toda vez que parece que Okouo no tiene opciones. Los contratos de estos profesionales acaban el 30 de este mes, pero lo normal es que las partes se den un plazo de cortesía para pronunciarse. Luego, como es lógico, el club tiene la opción de incluir a los jugadores en el derecho de tanteo.

De este modo, el Unicaja tendrá que dar nuevos pasos en la planificación. Hay algunas situaciones que generan dudas. En el caso de Salin no se cuestiona su rendimiento deportivo, que ha sido óptimo. Sobre él se sabe lo que puede ofrecer en las dos partes del campo. Buen defensor, muy regular y buen tirador. Es un jugador cuyo compromiso sorprendió en términos económicos a los dirigentes cajistas al final de la campaña pasada... Aquí lo que se cuestiona es si hay margen de mejora en el mercado. Se ha contactado con su agente, como el propio Salin explicó a SUR la semana pasada, aunque otras variantes en la confección de la plantilla podrían afectarle de lleno.

Un caso más complejo

La situación de Shermadini es más compleja. El pívot es el jugador más caro de la plantilla y su temporada no ha sido brillante. Por su físico, condiciona el juego del equipo en algunos aspectos. No abundan los hombres de su talla en el marcado. De momento, según se explicó, no se le ha planteado una renovación, lo que no quiere decir que no se haga dependiendo de las alternativas que el Unicaja maneja. En su día se apuntó desde 'La Opinión' la opción de Diagne, por el que habría que pagar, aunque luego Luis Casimiro aseguró en una rueda de prensa que no se había negociado... Desde otros frentes se apunta a que sí hay un gran interés por el pívot del Andorra.

El caso de Wiltjer se valora con atención. Es extracomunitario, aunque podría lograr un pasaporte holandés. Su talento ofensivo es conocido, pero el Unicaja valora reforzarse con un hombre más físico. Por otro lado, con Roberts se está satisfecho, si bien hay condicionantes que juegan en su contra. No es un jugador barato y es extracomunitario. Aspectos técnicos también condicionan la continuidad de Lessort, que tiene en su mano su futuro al poder ejecutar una cláusula de su contrato para liberarse después de que el equipo no haya logrado plaza para la Euroliga. Otra cosa será lo que diga su agente, Misko Raznatovic, que ya en su día aconsejó a Nedovic seguir en Málaga para crecer como jugador. Está por ver es si la idea de Casimiro es contar con un perfil distinto. En definitiva, varios interrogantes y también decisiones por tomar.