Sólo Suárez sobrevive en el juego interior

Gerun, pívot pretendido por el Unicaja, trata de encestar en presencia de Lessort ./ACB Fotos
Gerun, pívot pretendido por el Unicaja, trata de encestar en presencia de Lessort . / ACB Fotos

Al fichaje de Thompson, que llega por Lessort, le seguirá el de Gerun por Shermadini, y el de un 'cuatro' por Wiltjer

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

El Unicaja ha decidido renovar el juego interior del equipo casi al completo. Sólo el capitán Carlos Suárez continuará, en principio, en la batería de hombres altos que Luis Casimiro tendrá a sus órdenes respecto a los que comenzaron la temporada. Una vez concretada la llegada de Deon Thompson, cuyo fichaje se anunciará en las próximas horas, se intensifican las gestiones para incorporar a Volodymyr Gerun, pívot de 25 años y 2,08 metros que esta temporada ha militado en el Cafés Candelas Breogán, y un ala-pívot. Esta ecuación deja fuera de los planes de futuro a Shermadini y Lessort, que cierran así su etapa en el club cajista, al igual que Okouo. Todavía queda algún interrogante con Wiltjer, al que el cuerpo técnico valora por sus prestaciones en ataque, pero será una alternativa ya final si no se concretan otras opciones que el club cajista parece tener muy avanzadas.

La primera piedra de esta nueva estructura interior es Deon Thompson. El fichaje del estadounidense quedó cerrado el viernes y ahora sólo falta que se firme toda la documentación. Es un fichaje muy anhelado en el club de Los Guindos, que ya intentó su incorporación en varias ocasiones en las últimas temporadas. Ahora se ha podido concretar por varios motivos. El primero es por la buena relación que el Unicaja mantiene con su agencia de representación, Beo Basket, que también trabaja con Milosavljevic, Shermadini y Lessort. El segundo es por la celeridad del club en la negociación. Se tuvo claro desde un primer momento que era el hombre ideal para dotar de más lógica al juego interior. Se ha buscado un perfil más experimentado que Lessort, con mejor conocimiento del juego, pese a que no tiene la potencia física del francés, que ha hecho una buena temporada, pero que evidenció que todavía está un tanto verde en conceptos tácticos y lectura del juego. Su nuevo pasaporte cotonou, jugará el Mundial con Costa de Marfil, es un plus añadido, pues libera una plaza de extracomunitario para el resto de posiciones que se quieren reforzar.

El siguiente paso del club será reemplazar a Shermadini, con el ucraniano Gerun ya en camino. Su fichaje podría concretarse esta misma semana. La decisión sobre prescindir del georgiano también está clara, toda vez que se ha buscado un perfil con más energía y margen de progresión. Shermadini ha ido de más a menos esta campaña, es decir, como el equipo. Su capacidad para definir cerca del aro es incuestionable, pero defensivamente condiciona al equipo, en realidad como casi todos los jugadores de sus dimensiones. Como ya se informó días atrás, varios clubes de la ACB lo pretenden, aunque no es un pívot barato. El Tenerife se perfila como su destino para la próxima campaña.

Para completar la rotación interior y a expensas de lo que suceda con Rubén Guerrero, el último elemento a incorporar sería un ala-pívot. No es un secreto que de Wiltjer se lamenta que no haya sido más sólido en la parcela defensiva, pero el canadiense se mantiene como opción final si no prosperan las gestiones que se están realizando para reforzar y potenciar esta posición. La idea es hacerse con un 'cuatro' de mayor presencia física, que ayude en el rebote, pero que sea capaz de abrir el campo desde la línea de tres.

Como se puede comprobar, en los tres refuerzos interiores hay un denominador común como es la búsqueda de mayor presencia física y amplitud táctica en beneficio del equipo. Falta también por concretar qué pasará con Rubén Guerrero, si se queda en la plantilla o se le busca una cesión, lo que abriría la puerta a otro fichaje, aunque esto se abordará ya en el último capítulo de la planificación.