Carlos Suárez altera el orden natural

Suárez, a la derecha, felicita a Lessort y este a Jaime Fernández, Salin y Milosavljevic. /Mariano Pozo. ACBFotos
Suárez, a la derecha, felicita a Lessort y este a Jaime Fernández, Salin y Milosavljevic. / Mariano Pozo. ACBFotos

Su baja genera nuevos roles en todas las posiciones del perímetro del Unicaja

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

La importancia de Carlos Suárez en el Unicaja es enorme. La ausencia del ala-pívot madrileño por lesión durante el próximo mes va a provocar una reestructuración total en el juego del equipo, y de forma muy especial en la rotación exterior. Si el paso de Dani Díez al puesto de 'cuatro' parecía lógico, la baja de su compañero ha afectado a otras posiciones, así que el cuadro malagueño está en un proceso de reconversión total al que todavía tendrá que aclimatarse.

Cuando Suárez se lesionó, todos, el primero su entrenador, miraron a Dani Díez. El alero ha adelantado su transición al puesto de ala-pívot algo que los técnicos consideran que será su posición natural dentro de unos años. Hasta hace poco, Díez no estaba teniendo tantos minutos como esperaba. No comenzó bien la temporada por culpa de una lesión antes del arranque de la Liga y el buen rendimiento de Milosavljevic y Waczynski lo dejó en el último lugar de la rotación. Díez, además, se ve perjudicado por la cada vez más acentuada tendencia en el baloncesto actual de jugar con aleros cada vez más pequeños. Su físico le dificulta precisamente frenar a hombres más rápidos, a pesar de ser un excelente defensor, así que ahí parten con ventaja Milosavljevic y Waczynski. Al primero se le ha visto incluso de base, y al segundo es habitual que Casimiro lo utilice como escolta.

El efecto dominó ha sido evidente, con Roberts jugando más de escolta, Salin; de alero o Waczynski, de dos

De este modo, las fichas en la rotación exterior del Unicaja han ido corriendo. El jugador polaco continuó precisamente en la plantilla el pasado verano porque la idea original de Casimiro era la de usarlo de escolta, algo que se ha confirmado con el desarrollo de la competición.

Pero hay más variantes en el nuevo orden táctico del Unicaja. En esa tendencia de jugar con 'pequeños' ha habido encuentros en los que Salin, un escolta especialista en el tiro, actuó también como 'tres' precisamente para emparejarse con aleros más móviles. El efecto dominó se prolonga en la posición de 'dos'. El regreso de Alberto Díaz de su lesión de dos meses ha dado más margen de maniobra al entrenador del Unicaja, que ha podido mover de sus casillas a Jaime Fernández y Brian Roberts.

La polivalencia del jugador español ya era conocida y se confirmó precisamente durante el periodo de convalecencia de Alberto Díaz. Durante ese tiempo en el que alternó el puesto de base y el de escolta firmó sus mejores encuentros hasta que una lesión de rodilla le ha hecho perder algo de fuelle.

Dentro de este reajuste, la variante que ha sido menos frecuente hasta la lesión de Suárez, era la de ver a Roberts como escolta. El estadounidense, primer base del equipo, ya jugó casi todo el choque del pasado fin de semana ante el Baskonia como 'dos', y lo cierto es que lo hizo bastante bien porque ahí se le exige menos en defensa, su punto débil. El exjugador del Olympiacos, se fue hasta los 18 puntos demostrando su capacidad anotadora.

Este baile de fichas no es nuevo en la plantilla del Unicaja, pero ahora se acentuará con la baja prolongada de Carlos Suárez. De este modo, el encuentro de mañana ante el Gipuzkoa (18.00 horas) es un ensayo general para una fase determinante de la temporada como es el Top-16 de la Eurocup, y el importante estreno del próximo miércoles frente al Valencia (20.45 horas). Curiosamente, y a pesar de ser un hombre interior, la ausencia del ala-pívot de Aranjuez genera menos cambios entre los pívots. La ayuda de Dani Díez para el puesto de 'cuatro' palía su ausencia, y no ha más variantes porque el resto de los hombres altos (Okouo, Lessort y Shermadini), salvo Wiltjer, carecen de esa polivalencia para 'mudarse'.

El colista espera al Unicaja en un «partido vital»

El entrenador del Gipuzkoa Basket, Sergio Valdeolmillos, rival mañana del Unicaja (18.00 horas), calificó el encuentro que se jugará en San Sebastián como «vital». El conjunto vasco estuvo a punto de ganar la semana pasada al Barcelona, líder de la Liga Endesa, por lo que el Unicaja no puede descuidarse. Valdeolmillos considera que su equipo está en una buena línea, a pesar de la última posición y definió así al conjunto malagueño. «Tiene una gran defensa y anota con mucha facilidad, tiene muchos focos ofensivos, entre ellos Wiltjer, Jaime Fernández, Roberts, Waczynski, Salin... a lo que hay que sumar a los dos hombres interiores que son de alto nivel», explicó. El Gipuzkoa, que la temporada pasada ganó al Unicaja en su feudo, ha ganado sólo tres partido en trece jornadas.

 

Fotos

Vídeos