Suárez se prueba hoy para saber si finalmente puede jugar la Copa

El ala-pívot lleva dos meses lesionado por una rotura de fibras en el gemelo de la pierna derecha

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Málaga. «Voy para ayudar». Esto es lo que comentaba hace tres días Carlos Suárez sobre su participación en la Copa del Rey que arranca este jueves y en la que su equipo se enfrenta al Iberostar Tenerife en cuartos de final. Aunque el ala-pívot del Unicaja es optimista, otra cosa será cómo le responda el cuerpo, las sensaciones que tenga cuando fuerce la máquina o de si se ve con confianza para exigirle más a su cuerpo. Hoy está previsto que realice su primer entrenamiento junto al resto de sus compañeros después de dos meses. El madrileño comenzó a correr hace una semana y afronta la prueba clave a cuatro días del choque contra el Tenerife.

El domingo antes del partido, Suárez fue sometido a unas pruebas de fuerza para comprobar cómo va las cosas, no sólo cómo se encuentra la zona lesionada, sino precisamente si responde a un nivel de exigencia física mayor tal y como el domingo reveló Casimiro después de la victoria ante el Manresa. «No me dijeron nada, le estaban haciendo bastantes pruebas de cómo estaba esa pierna. No sé nada. Vamos a esperar, nos quedan cuatro días, está al final de la recuperación. Que objetivamente puede estar recuperado, pero sus sensaciones deben contar. Él estará por arriesgar, pero el riesgo que corremos es importante. Hay que sopesar porque por la ilusión y ambición no sé si podrá llegar y luego vienen las ventanas», comentó con dudas el técnico.

Suárez se lesionó el 19 de febrero justo antes del partido de Liga ante el Baskonia. En principio se calculó un periodo de baja de tres o cuatro semanas, aunque entonces no se especificó un tiempo concreto por la complejidad de la lesión. Cuando parecía que ya estaba cerca de volver a jugar, sufrió una recaída y se le detectó un hematoma en el gemelo, así que casi que tuvo que volver a empezar con la recuperación.

Carlos Suárez

En un primer momento, el Unicaja descartó realizar fichaje alguno para suplirlo, pensando que era sólo un mes de baja, pero las complicaciones posteriores fueron un imprevisto para Casimiro y el equipo. Suárez es un hombre clave en el entramado defensivo del Unicaja, pero también en el plano ofensivo por su capacidad para abrir el campo y para suministrar balones a los pívots cerca de la canasta.