SUFRIR PARA GANAR, DEFENDER PARA ANOTAR

El Unicaja se alía con la historia. Las dificultades para frenar al rival no impiden otro récord para el equipo malagueño: 100 puntos de media en dos partidos europeos seguidos

JOSÉ MIGUEL AGUILAR

Cuesta entender para aquel que se aproxima por primera vez al baloncesto que desde una buena defensa se construye un gran ataque. Es como aquello de que los polos opuestos se atraen. Son conceptos a priori contrarios, pero consustanciales a este juego que dicen que es de ventajas y, yo añado, para listos, porque siempre se cumple el axioma que dicta que el sacrificio atrás produce rendimiento delante. Es inteligencia pura, porque la confianza incrementa el acierto. El miércoles se vio con la precisión de un reloj suizo: en un mal partido del Unicaja en ambas zonas durante veinte minutos, todo se enderezó a raiz de una jugada concreta. Salin asumió la tarea huérfana desde que Alberto Díaz dejó un hueco imposible de llenar y se afanó por impedir la canasta de su par. El público estalló en aplausos y en las dos siguientes jugadas llegaron sendos triples que allanaron el camino de la victoria, que en ese instante estaba lejos de Málaga. A partir de ahí, el festival se tiñó de verde y el Martín Carpena disfrutó de lo lindo (vio cómo el rival acumulaba casi seis minutos sin conseguir un mísero punto y apenas capturaba un rebote en nueve minutos). Moraleja: para ganar siempre hay que sufrir y para anotar con facilidad antes hay que defender con intensidad.

Y eso que estamos hablando de un partido en el que el equipo que entrena Luis Casimiro hizo historia. Demasiados hitos para rondar el mes de noviembre. Por primera vez, el Unicaja encadena dos partidos europeos consecutivos con una media de 100 puntos. Jamás se vio algo parecido. Si en Turín hace una semana logró la segunda anotación más alta de su trayectoria continental (105 puntos, solo inferior a los 112 en Le Mans conseguida en enero de 2001), el miércoles frente al Rytas se fue hasta los 95, con lo cual fue la semana fantástica en cuanto a producción ofensiva. No es de extrañar el dato ofrecido ayer por Juan Calderón: es el tercer equipo entre Euroliga y Eurocup que más puntos logra, por detrás del Real Madrid y del Alba Berlín.

Pero ya lo viene advirtiendo el entrenador 'cajista', Luis Casimiro, preocupado por el valle que atraviesa su equipo cuando la defensa hace aguas, aunque en ataque el juego llegue a ser de fantasía y alcance cimas nunca antes holladas. Su experiencia le dicta que el camino correcto empieza por candar su aro.

Por tercera vez en dos años, Sasu Salin logra un punto histórico, en esta ocasión fue el autor del punto 32.000 en Europa. Con anterioridad anotó el 23.000 y el 25.000 en la Euroliga. En este registro de efemérides, solo Berni Rodríguez y Carlos Cabezas superan al finlandés, con cuatro ocasiones puntuales de canastas para la posteridad.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos