Tras la estela de Scariolo y Aíto

Luis Casimiro encadena la séptima victoria seguida en Europa, en la tercera mejor racha de los últimos dieciocho años

Tras la estela de Scariolo y Aíto
José Miguel Aguilar
JOSÉ MIGUEL AGUILAR

Siento discrepar con Luis Casimiro cuando asevera que el Unicaja aún no «ha conseguido nada que merezca la pena, que sea importante». Es la frase textual que espetó el pasado martes en la previa del partido frente al Mornar Bar. No puedo estar más en desacuerdo. El equipo malagueño que él entrena ha logrado muchísimo en el primer mes y medio de competición. Ha devuelto la ilusión a las gradas, ha abatido la sensación de derrotismo que se apoderó del club en los últimos tiempos, ha superado las dudas del nuevo proyecto, ha conseguido divertir al aficionado al baloncesto con un juego alegre y veloz... ¿Esto es poco? Para mí, es lo más importante más allá de la consecución de un título. Cuando el Palacio de los Deportes Martín Carpena ruge es una sensación indescriptible, y eso lo ha conseguido esta plantilla que desprende química y enlaza victorias como churros levantando expectación en todos los rincones de la ciudad.

Ya se sabe que en noviembre no se ganan títulos, pero se ponen las bases para hollar altas cimas. Este Unicaja recuerda al montañero que aprovecha la preparación previa para escalar el pico más alto, y conforme va subiendo apenas nota el esfuerzo ni la falta de oxígeno, en esta metáfora representada por un Alberto Díaz al que se le espera con los brazos abiertos. El malagueño es el pulmón del Unicaja, pero el equipo ha sabido dosificarse para no ahogarse en el intento en su ausencia.

Más allá de adjetivos elogiosos, Luis Casimiro anda tras la estela de Sergio Scariolo y Aíto García Reneses, los dos últimos entrenadores que encadenaron una gran racha de triunfos en Europa. El de Ciudad Real lleva siete victorias seguidas, y la serie sigue abierta, mientras el italiano tiene el récord con once partidos seguidos ganados (2006), y el preparador madrileño acumuló ocho hace una década.

La anécdota de la semana llegó de la mano de Pablo Sánchez, que cada semana aparece en esta sección por algún motivo. Esta vez es porque ha dejado de pertenecer a una lista en la que ningún jugador quiere estar, como es la de aquellos que no han anotado en Europa pese a haber jugador algún partido, que está formada por Ángel 'Piwi' García, Servera, Conde, Carlos de Cobos, Uta, Juanjo García e Ignacio Rosa. Casi al final, Pablo Sánchez anotó su primera canasta europea.

Quinto mayor triunfo en Europa

El partido del miércoles, octavo de la primera fase de la Eurocup, frente al Monar Bar dejó datos interesantes para aquellos que nos gusta estudiar la estadística y escudriñar en los números para analizar la historia del club. Después del juego, quedan las cifras. El Unicaja logró frente al conjunto montenegrino el quinto mayor triunfo en su trayectoria continental al ganar por 35 puntos, lo que es su tope en esta competición, superando los 27 por los que ganó el pasado mes de octubre al Fraport Skyliners Fráncfort. Lejos queda la diferencia de 44 puntos con la que el Unicaja saldó su partido frente al Besiktas un 16 de octubre de 1996 en la extinta Copa Korac. En cuanto a la anotación (111-76, por séptima vez supera el centenar de puntos en un encuentro europeo), la del miércoles es la segunda más alta de su historia y la primera en esta Eurocup que ha comenzado a ritmo de récords.