El triple salto de los canteranos del Unicaja

Lucas Muñoz, Morgan Stilma y Pablo Sánchez/SUR
Lucas Muñoz, Morgan Stilma y Pablo Sánchez / SUR

Tres jugadores del equipo de EBA, cuarta categoría, han debutado este año en ACB sin pasos intermedios

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Pese a que el Unicaja había sufrido más de lo esperado durante el partido ante el Obradoiro y que el nerviosismo se volvió a apoderar del equipo y de la grada, al final la afición malagueña terminó el domingo contenta por la victoria y aplaudiendo el debut de Lucas Muñoz. Pocas cosas satisface más a los seguidores del Unicaja que ver a un chaval de Los Guindos jugando con la camiseta del primer equipo. Existe mucha vinculación con la cantera, quizás heredada de la época de los Nacho Rodríguez, Ávalos o Dani Romero y más tarde de los júniors de oro.

El último canterano asentado en el primer equipo fue Alberto Díaz, pero todos los años hay muchas expectativas por ver cuál puede ser el próximo joven en dar el salto. En lo que va de temporada, Luis Casimiro ya ha hecho debutar a tres jugadores del filial del Unicaja: Morgan Stilma, Pablo Sánchez y Lucas Muñoz. Los tres han jugado en momentos muy concretos, sin continuidad, pero sí se han entrenado con el primer equipo con regularidad y el técnico les ha visto capacitado para echar una mano en partidos oficiales cuando han aparecido las lesiones. Los tres jugadores son andaluces (Stilma es de Fuengirola, Sánchez de Linares y Muñoz de La Rambla, en Córdoba) y responden a la política del club de los últimos años de atraer a los mejores jugadores andaluces en detrimento de fichar a extranjeros.

Pertenecen al conjunto de Liga EBA (Liga Española de Baloncesto Aficionado) que dirige Germán Gabriel y de un día para otro pasaron de jugar en la cuarta categoría del baloncesto nacional, una competición 'amateur', a estrenarse en la considerada mejor liga nacional de Europa. Un salto de tres categorías, sin experiencias intermedias por LEB Plata y Oro.

Desde que el Unicaja decidiera no mantener su vinculación con el Clínicas Rincón para sacar adelante un equipo en LEB, hace un par de temporadas, el conjunto júnior ha pasado a ser el filial y la distancia que hay entre la cuarta categoría y la ACB es tan amplia que impide ver el nivel real de los canteranos. Pero desde el club se considera que el coste de tener un conjunto en LEB es demasiado elevado y que tampoco hay tantos jugadores para surtir a ese posible proyecto. «No puedes mantener de forma artificial un club cuando no tienes jugadores para desarrollar. No me surgen muchas opciones para un LEB», decía la pasada semana Carlos Jiménez, director deportivo del Unicaja, sobre un posible proyecto en LEB.

Mayoría en los clubes ACB

Desde la entidad se prefiere ceder a los jugadores con más proyección a otros clubes, como están este año Ignacio Rosa (Oviedo)y Ablaye Sow (Río Ourense) y ver cómo se desarrollan teniendo minutos lejos de Málaga. Es la fórmula que funcionó con Alberto Díaz y también sirvió para descartar a otros jugadores como Romaric Belemene o Uta.

También es el sistema de la mayoría de clubes ACB, que cuentan con sus filiales en la Liga EBA. Si bien el Barça Lassa tiene un equipo en LEB Oro o el Baskonia en LEB Plata, el Real Madrid, el Valencia, el Gran Canaria, el Estudiantes o el Andorra tienen equipos en EBA.

¿Qué posibilidades tienen entonces Stilma, Muñoz o Sánchez de ganarse la vida como profesionales? El que más opciones tiene a medio plazo es Stilma, pívot de 18 años que ya tiene firmado un contrato con el Unicaja y que lo normal es que salga cedido la próxima temporada. En el caso de Pablo Sánchez, el tener solo 16 años aún le quedan un par de temporadas de formación en el filial y está por ver qué planes tiene el Unicaja con Lucas Muñoz, el base de 18 años que debutó este pasado domingo. A estos tres nombres y a los dos jugadores ya cedidos en equipos de LEB hay que sumar la posibilidad de que Rubén Guerrero y Francis Alonso, los dos malagueños que han competido en la División 1 de la NCAA, regresen a España este verano. El club mantiene sus derechos en la ACB y no habrá muchos sitios para repartir en el primer equipo en las próximas temporadas.

De cómo gestione el Unicaja estas jóvenes carreras a medio plazo dependerá en parte el éxito del club de Los Guindos.