El Unicaja, ante un peligro latente

Wiltjer trata de hacerse con un rebote ante Iverson y Abromaitis durante el partido jugado en Málaga hace unas semanas. /ACB Photo. Mariano Pozo
Wiltjer trata de hacerse con un rebote ante Iverson y Abromaitis durante el partido jugado en Málaga hace unas semanas. / ACB Photo. Mariano Pozo

El Iberostar Tenerife, rival el jueves en los cuartos de la Copa, presenta un enorme equilibrio entre defensa y ataque

JOSÉ M. MARTÍN URBANO

Como ocurría en mis tiempos de estudiante con aquellos exámenes parciales, que ya no sé si siguen existiendo, en los que conseguías eliminar materia pero no te garantizaban todavía la nota final, el Unicaja ha llegado a este momento importante de enero en el que el corte de la Copa del Rey y la clasificación para las eliminatorias finales de la Eurocup tienen un efecto parecido al de aquellos parciales, con esas pruebas superadas, gracias a su espléndido aprovechamiento en el primer cuarto del curso. A partir de ahora, en duros exámenes eliminatorios, el Unicaja empezará a obtener las calificaciones definitivas. A nadie se le escapa que el equipo, tras su derrota de Badalona, ha pasado una dura etapa de juego y resultados justo hasta el descanso del partido frente al Real Madrid, pero lo vivido en aquel segundo tiempo inolvidable y la sensacional resolución del choque ante el Manresa han devuelto la esperanza a la afición y la confianza al equipo, que acude a Madrid en un gran momento.

Un primer aviso

Si tuviéramos que elegir la fotografía del momento más difícil vivido por el equipo en la presente temporada, todos estaríamos de acuerdo en mostrar una instantánea del pasado 6 de enero cuando el Iberostar Tenerife visitó el Palacio de los Deportes y vapuleó al Unicaja. Mire usted por dónde, en ese sorteo de Copa en el que todos señalan al cuadro malagueño como el más afortunado, tanta buena suerte acabó por determinar que el primer obstáculo del Unicaja en Madrid será el conjunto canario. A pesar de ello, a los que estuvimos el pasado día de Reyes en el lugar de los hechos nadie nos va a confundir, todos sabemos que el Unicaja tiene una verdadera papeleta el próximo jueves ante el conjunto insular en la apertura del torneo.

Mucho equilibrio

Especialmente para los más jóvenes conviene recordar que Iberostar Tenerife es el nombre actual del antiguo Canarias de la Laguna, el club que tanto creció con la llegada del inolvidable Pepe Cabrera, como el Alfonso Queipo de la Laguna, que ya competía con éxito en las ligas nacionales antes del nacimiento de nuestro Caja Ronda. Puede que este club no tenga ni el palmarés ni el presupuesto del Unicaja, pero al equipo, construido en el laboratorio de Aniano Cabrera, uno de los grandes alquimistas de nuestro baloncesto, y conducido con mano maestra por Txus Vidorreta, le sobra calidad y juego para meterle mano a cualquiera.

Como equipo presentan un enorme equilibrio entre ataque y defensa, ya que se encuentran entre los mejores de la competición tanto en puntos anotados como en los que le meten. Las grandes características de su juego son un excelente sistema defensivo, la facilidad con la que se suman al contragolpe, un generoso movimiento de balón que le permite la más adecuada selección de sus tiros, más triples que nadie y un reparto de roles bien definido. Como consecuencia de todo ello, acumulan unos buenos porcentajes de acierto en todas las modalidades de tiro, son el mejor equipo en asistencias y pierden pocas veces el balón. En el apartado defensivo es un equipo de éxito, algo que en este caso no se debe solo a sus buenos planteamientos atrás, sino que tiene mucho que ver con un ataque equilibrado, carente de precipitación que concede muy pocas situaciones de ventaja a sus rivales.

En la zona defensiva destaca la excelente movilidad de los hombres de su perímetro, dispuestos siempre para la ayuda tanto en la línea exterior como en la pintura, que soporta una importante carga táctica, y la ejecución de cambios que en ocasiones incluyen la intervención de un tercer hombre que salta por sorpresa sobre el atacante que obtiene ventaja en el juego de dos contra dos. A destacar su excelente diseño de ayudas a los pívots, que llegan siempre desde el lado contrario y por la espalda, para acabar atrapando muy enérgicamente en la línea de fondo.

Hombre por hombre

En cuanto individualidades, destaca la presencia de dos jugadores – Beirán e Iverson- entre los primeros en el 'ranking' de valoración ACB a los que se añaden McFadden y Abromaitis para sumar cuatro representantes entre los mejores, algo parecido a lo que encontramos en la clasificación de anotadores de la Liga Endesa. Lo cierto es que a pesar de sus limitaciones económicas, el club tinerfeño cuenta con una plantilla de lujo en la que predominan los hombres sobre los nombres y que tiene de todo. Bases que conocen su oficio, tiradores extraordinarios, hombres altos que aprovechan a las mil maravillas las oportunidades que le brindan sus compañeros y jugadores intermedios entre el juego interior y el de perímetro que, como ocurre en el baloncesto de ahora, son capaces de establecer las diferencias.

Beirán, la referencia

El auténtico líder del equipo es Javier Beirán, un 'tres' de dos metros que no destaca por su fortaleza física, sino por el exhaustivo conocimiento del juego, el dominio de la técnica, un gran tiro de media y larga distancia y una notable capacidad para desenvolverse en la zona de espaldas a canasta, desde donde, además, tiene la gran virtud de originar claras situaciones de ventaja para sus compañeros cada vez que la defensa rival pretende cerrarse para evitar su excelente posteo. Al describir al hijo de Beirán, como frecuentemente le llamamos los más veteranos, resulta imprescindible, desde luego, hacer referencia a su carácter y confianza que constituyen, con toda seguridad, sus características más notables.

Para cualquier equipo que pretenda hacer frente al antiguo Canarias resulta imprescindible controlar al madrileño, que nunca se esconde en los momentos críticos de los partidos. Además, el Unicaja con el movimiento de Díez a la posición de 'cuatro' y la fragilidad defensiva de Waczynski, tampoco está sobrado de hombres que puedan realizar esa función con garantías.

Fortaleza interior

Otra de las grandes sorpresas del cuadro tinerfeño ha sido el rendimiento de Colton Iverson, un pívot de 2,13 y 29 años que ha jugado, sin demasiado éxito, en buenos equipos europeos, pero ha venido a explotar en Tenerife. Muy activo para el rebote en las dos canastas, es un auténtico gladiador que hace un gran uso de su cuerpo en ambos lados del campo y no resulta fácil moverlo. Quizás su mejor virtud en ataque es la capacidad para moverse a tiempo sin balón y obtener posiciones de ventaja debajo del aro, un área en el que se muestra muy seguro en el tiro, cuando su defensor tiene que hacer la más mínima ayuda.

El otro hombre alto de su quinteto es Tim Abromaitis, capaz de anotar tanto debajo del aro como en la línea de tres puntos, especialmente dotado para el juego en transición, que este año es el gran anotador del equipo. A destacar también a Thad McFadden, uno de esos escoltas pequeños que tan de moda se están poniendo en Europa, que hasta su lesión estaba arrasando y ahora, tras un mes parado, ha perdido algo de sitio. Junto a estos hombres importantes, siempre habrá un base solvente. En el banquillo, un amplio grupo de jugadores que dan cobertura a todas las necesidades del equipo.

Shermadini, un MVP para llegar en forma a la Copa

Es el gran referente interior del Unicaja, y llega a la Copa del Rey en su mejor momento de la temporada. Sus números en este mes son 18,5 puntos, 7,5 rebotes y 27 de valoración, con lo que se proclama MVP Movistar de febrero junto con Dominique Sutton (San Pablo Burgos). Es la cuarta vez que el georgiano se corona como MVP del mes, tras conseguirlo en tres ocasiones a lo largo de la temporada 2016-17 (enero, marzo y mayo), cuando defendía la camiseta del MoraBanc Andorra. «Ha sido un mes de febrero con solo dos partidos y ahora nos toca el reto de la Copa del Rey, que nos ilusiona mucho. Ojalá pueda volver de Madrid con un trofeo más», dijo el georgiano, que espera mantener este nivel durante toda la campaña.