El Unicaja, ante la prueba del algodón

Jaime Fernández saluda a Viny Okouo durante la presentación de un partido esta temporada. /ACB fotos
Jaime Fernández saluda a Viny Okouo durante la presentación de un partido esta temporada. / ACB fotos

El Barcelona, líder de la Liga, pone a prueba al cuadro malagueño en un choque con muchos puntos de interés

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Nunca un encuentro entre el Unicaja y el Barcelona es un partido más, por mucho que estemos en diciembre, en plena fase regular, y con la posibilidad de que los dos equipos vuelvan a enfrentarse varias veces a lo largo de la temporada, nunca. Es así desde que en 1995 el conjunto azulgrana impidió el primer título de la historia cajista. Se fraguó entonces una enorme rivalidad con el Barça, alimentada durante años por una maldición y la imposibilidad de superar al equipo catalán en eliminatorias por el título. Fue así hasta 2007 cuando un Carpena desbordante vivió la clasificación de su equipo para la Final Four de la Euroliga tras superar contra pronóstico al Barcelona.

Por eso, el de mañana no es un partido más. El Unicaja llega después de dos derrotas seguidas, con el deseo de mantenerse invicto como local y, de paso, mandar un mensaje de autoridad tumbando al líder de la Liga. Es un encuentro con muchos puntos de interés, duelos directos y con dos equipos con estilos diferentes.

Defensa y ataque

El gran nivel que está mostrando el Unicaja se basa principalmente en su potencial ofensivo, con 88 puntos de media por partido, los mismos que promedia el Barcelona. Sin embargo, el cuadro catalán encaja 13 puntos menos de los que recibe y esto le hace ser más eficiente que el conjunto malagueño, que permite a sus rivales endosarle una media de 82. Es cierto que los técnicos del Unicaja han justificado esto por el hecho de que al atacar más rápido, también permiten más posesiones a su rival, aunque hoy el adversario encesta igual de rápido, pero defiende mejor; tiene más equilibrio.

Duelo de pasadores

Con los dos equipos rozando anotaciones medias de 90 puntos, un aspecto clave para ambos son las asistencias. El Unicaja, cuarto de la Liga en este apartado estadístico, y el Barcelona, tercero, también están parejos con 18 pases de canasta por encuentro. En este sentido, Jaime Fernández –5,4 asistencias por partido– y Thomas Heurtel –4,8 por duelo– pugnarán por generar con sus pases el mayor número posible de puntos. Su papel se antoja fundamental para el devenir del choque.

Pendiente de Fernández

Jaime Fernández es la gran sorpresa de la temporada no sólo en el Unicaja, sino en la Liga Endesa. Es el jugador más valorado tras las primeras 11 jornadas, promediando 19,5 de valoración –11 puntos y 5'4 asistencias–. Sin embargo, tras la lesión que sufrió ante el Zaragoza, su rendimiento se ha resentido un poco y en este tiempo el Unicaja ha perdido dos encuentros (Joventut y Unics). Como dato de la importancia que tiene en el juego del equipo es que con él en la pista, el Unicaja gana por casi 9 puntos de diferencia a su rival, aprovechando sus 23 minutos y medio en pista, mientras que pierde por 1,6 de media durante los 16 minutos y medio que está de suplente.

El peligro del Barcelona

El equipo que dirige Svetislav Pesic no es líder de la Liga Endesa por casualidad. El conjunto azulgrana, además de anotar con fluidez y defender con un gran rigor, es el mejor de la competición en rebotes y en porcentaje de triples, dos aspectos fundamentales en el baloncesto actual, y curiosamente donde el Unicaja flaquea, especialmente en el de los rechaces, pues es quinto peor de la competición.

Rachas enfrentadas

El Unicaja ha ganado todos los partidos que ha jugado esta temporada ante su público, cinco en la Liga y cuatro en la Eurocup. El Barcelona, por su parte, sólo ha perdido un encuentro en once jornadas, en la pista del Fuenlabrada, y llega después de ganar los últimos cuatro encuentros: Murcia, Estudiantes, Madrid y Tenerife.