El Unicaja apuesta por la continuidad a medio plazo

El Unicaja apuesta por la continuidad a medio plazo
ACB Photo

Con la renovación de Milosavljevic, ya son siete los jugadores de la plantilla que tienen contrato para la próxima campaña

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Cuando llega un entrenador nuevo a un proyecto, es frecuente que se produzca una remodelación profunda de la plantilla para fichar a piezas que se adapten más a su filosofía de juego. Luis Casimiro llegó el verano pasado a Málaga y se optó por la continuidad de casi todo el bloque, con ocho hombres que repetían y solo cuatro fichajes (Roberts, Lessort, Wiltjer y Jaime Fernández). Esta postemporada acaba de empezar para el Unicaja y la situación todavía puede variar mucho, pero en la primera semana de movimientos tras la eliminación del equipo apunta a que la tendencia será la misma que la pasada campaña.

El club ya ha hecho oficial las renovaciones de Carlos Suárez, Jaime Fernández y ayer la de Milosavljevic, tres hombres que han sido importantes esta temporada a las órdenes del técnico manchego. Como en el caso del escolta madrileño, el nombre del alero serbio ya empezaba a circular entre algunos clubes europeos interesados en sus servicios. Milosavljevic terminaba contrato, pero su prioridad era continuar en Málaga. Llegó hace dos veranos al Unicaja como el primer fichaje de la temporada 2017-2018, procedente del Alba Berlín, y ahora ha fimado por dos cursos más, por lo que vestirá de verde al menos hasta 2021. El jugador ha sido uno de los baluartes defensivos del equipo, emparejándose casi siempre al mejor exterior rival y también ha tenido algunas actuaciones sobresalientes en ataque. Aunque no es un especialista, ha terminado la temporada con casi un 38% de acierto en triples.

Con el alero, ya son siete jugadores del equipo que ha cerrado la temporada los que cuentan con contrato, más de la mitad de la plantilla. Alberto Díaz firmó un contrato largo en 2017, Díez y Waczynski ampliaron su vinculación el verano pasado y el malagueño Rubén Guerrero firmó para el tramo final de esta campaña y dos más. De ellos, hay un par de casos que aún se tienen que resolver. El más llamativo es el de Waczynski, que tiene contrato garantizado pero sobre el que existen dudas por su rendimiento este año. El alero polaco tiene claro que quiere cumplir la temporada que le queda en el Unicaja y si el club malagueño decidiera cortarle –algo poco habitual en Los Guindos, ya que se suelen respetar los contratos firmados como acostumbra a decir el presidente Eduardo García– tendría que negociar con el jugador. No hay una fecha concreta para tomar esa decisión, por lo que el Unicaja tiene tiempo para ver cómo avanza la planificación de su plantilla.

Contratos hasta 2021

Hay que tener en cuenta que Salin termina contrato y que es un jugador muy del gusto de Luis Casimiro, que además ha hecho una correcta temporada. Y también que el club malagueño planteó una oferta en su momento por Francis Alonso, un jugador joven y muy interesante al que el Unicaja tratará de convencer en caso de que regrese al baloncesto europeo. Demasiadas piezas para un juego exterior en el que no cabrían todas.

La otra duda sería Rubén Guerrero, ya que el club puede optar por cederlo a otro equipo de la ACB para que pueda contar con más minutos, aunque en principio entra en los planes como quinto interior del equipo.

Llama la atención que hay varios jugadores con vinculación con el Unicaja hasta 2021 e incluso hasta 2022, como en el caso de Jaime Fernández, por lo que la columna vertebral del equipo tiene bastante recorrido. Por edad, Alberto Díaz (25 años), Fernández (26), y Guerrero (23) tienen que ser los jugadores en torno a los que construir las próximas campañas.