El Unicaja y la barrera de España

Fernández, en el partido ante Turquía. /EFE
Fernández, en el partido ante Turquía. / EFE

El club no ha aportado jugadores a los éxitos de la selección de la última década

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

La vinculación del Unicaja con la selección española es más que estrecha. Hubo dos malagueños en el mayor éxito de la historia del equipo nacional, el oro en el Mundial de 2006 (Berni y Cabezas), además de Garbajosa, que iba camino a los Raptors, y Jiménez, que firmó ese verano por el club malagueño. y el club malagueño siempre ha sido un caladero importante de jugadores internacionales, tanto para la absoluta como para las categorías inferiores. También en el 'staff' ha habido ADN de Los Guindos de manera habitual, con Manolo Rubia, Ángel Sánchez-Cañete, Enri Salinas, Paco Aurioles, Carlos Salas...

Pero en la última década, plagada de éxitos para el deporte de la canasta nacional, se ha creado una barrera con el Unicaja. No ha conseguido el equipo malagueño que sus principales jugadores nacionales participen de los logros de España en Mundiales, Campeonatos de Europa o Mundiales. Hay que remontarse al Eurobasket de Polonia de 2009 para encontrar un convocado por el Unicaja, Carlos Cabezas, que ese verano se marchó al Khimki (Berni no compitió con España por lesión). Desde la generación de los júniors de oro y tras la retirada de Jiménez de la selección en 2008, ningún jugador del cuadro malagueño ha competido en las grandes citas internacionales con España, la segunda mejor selección del mundo por detrás de Estados Unidos, según la clasificación oficial de la FIBA.

Jaime Fernández, hombre clave en los partidos de las ventanas FIBA, tratará de ganarse un hueco para el Mundial de 2019

Los mejores nacionales del conjunto malagueño en las últimas temporadas (Vázquez, Suárez, Díez...) no han tenido suerte con España por distintas circunstancias y ahora dos hombres tratan de revertir esta situación:Alberto Díaz y Jaime Fernández. El malagueño se ha caído por lesión de la actual convocatoria y su presencia en el Mundial de China es más que complicada, ya que tiene por delante a Ricky Rubio y Sergio Rodríguez y ahora a Quino Colom, uno de los líderes de España en ausencia de los jugadores de la Euroliga y la NBA. También hay mucha competencia en el puesto de escolta que ocupa Fernández a las órdenes de Scariolo, pero el madrileño tendrá sus opciones para el Mundial del próximo verano. El jugador del Unicaja ha sido el escolta titular de España en estos partidos de las ventanas FIBA y ha respondido con buen rendimiento desde que fue reclutado para aquella convocatoria pionera en Benahavís, en la que también estuvieron Alberto Díaz y el marbellí Rubén Guerrero.

Relevo generacional

Fernández no se cansa de repetir que para él es un «orgullo» jugar con España y que las ventanas FIBAle han aportado visibilidad y confianza en su juego. Consciente de que estar en la lista final del Mundial será complicado, no renuncia a ese sueño. A sus 25 años, está llamado a ser miembro del relevo generacional que habrá en la selección. Con Navarro ya retirado, Llull, Rudy o Abrines son prácticamente indiscutibles en las posiciones exteriores, pero aún puede quedar algún espacio entre los 12 elegidos. En el último Eurobasket Joan Sastre entró a última hora con España para sustituir a Llull y rindió a gran nivel. También está la opción de Pau Ribas, ausente en el último Europeo por lesión.

Por ahora, la mejor carta de presentación de Jaime Fernández es su sobresaliente inicio de temporada con el Unicaja. Es el mejor jugador de la Liga Endesa (19,2 de valoración de media) y está en el mejor momento de su carrera. Todavía tiene el partido de mañana ante Ucrania (18.00 horas) y los de la ventana de febrero para convencer a Scariolo cara a la cita mundialista.

 

Fotos

Vídeos