El Unicaja ya chapurrea el finés

El Unicaja ya chapurrea el finés
Lauri Pietikainen

El club explota este mercado ante el interés que la presencia de Salin en el equipo genera entre los miles de residentes finlandeses en la Costa del Sol

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

En cuestión de unas semanas, miles de finlandeses desembarcarán en Málaga. El comienzo del otoño en el norte de Europa y la llegada del frío hará que regresen a una provincia como Málaga, concretamente a Fuengirola, a la búsqueda de buenas temperaturas, calidad de vida, y, ahora, baloncesto. La localidad costasoleña alberga la colonia finlandesa más importante del mundo (después de Suecia) con 5.213 censados, y sólo superada por la británica, con 6.722. Son las cifras oficiales, aunque la población de finlandeses en la Costa del Sol puede superar los 25.000 en determinadas épocas del año. El pasado verano, el Unicaja fichó a Sasu Salin, uno de los deportistas más conocido del país, y todo este público potencial puso sus ojos en el baloncesto igual que antes lo había hecho en el fútbol. De buenas a primeras, las gradas del Palacio de los Deportes contaban con un curioso grupo de animación.

El club malagueño es consciente de que tiene un importante mercado en una colonia como la finlandesa, que demanda todo tipo de eventos para distraerse en sus meses de vacaciones, así que se ha puesto manos a la obra y ha lanzado una campaña de marketing enfocada a lograr abonados entre los miles de finlandeses de Málaga que están pendiente del equipo y de las actuaciones de Salin.

Pero resulta que los finlandeses son algo tímidos, así que hacía falta un nexo de unión para hacerlos llegar al Palacio de los Deportes. Ahí surge la figura de Lauri Pietikainen, empresario hostelero que lleva 16 años en Fuengirola. Lauri regenta el bar Uusi Refla, muy conocido en la localidad, y que se ha convertido en una sucursal del Unicaja en la localidad. Él es quien se encarga de facilitar a los finlandeses el acceso al baloncesto y también el traslado. «Nosotros tenemos la Peña Malaguista Finlandesa con la que apoyamos al Málaga desde hace años, y un par de amigos ocasionalmente también íbamos a ver el baloncesto. Cuando Salin fichó por el Unicaja muchos se interesaron en ir al Martín Carpena y ahora vamos dos autobuses a cada partido. Es increíble», explica.

Ocurre que muchos de estos aficionados no hablan el castellano e incluso tienen problemas para acceder a la información sobre el equipo. «Somos tímidos si no hay vodka de por medio», bromea Pietikainen, así que él se encarga de todo. Ayuda en la gestión de los abonos, la compra de entradas y el traslado. «Nunca pensé que el baloncesto generaría tanto interés, pero luego vas allí y es un espectáculo sensacional, con mucho ambiente, ruido, animación... Nos lo pasamos genial. En el partido contra el Barcelona fuimos tres autobuses, porque en el Barça jugaba Koponen».

Y lo llamativo es que este interés va al alza. A dos semanas para el primer partido contra el Valencia, ya tienen un autobús completo y van por el segundo. Han creado una cuenta de Twitter (@UnicajaSuomi) y un perfil de Facebook del mismo nombre para que todos los finlandeses de Málaga estén al día de las noticias del equipo, además de los días y horarios de los partidos.

El baloncesto es un deporte en auge en Finlandia, a pesar de ser un país de deportistas más conocidos en otras disciplinas. Su selección lucha por la clasificación para el Mundial de China y el año pasado Lauri Markkanen se convirtió en el tercer jugador del país en la NBA. Ahora en Fuengirola, la 'Finlandia de la Costa del Sol', también se demanda baloncesto, concretamente el del Unicaja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos