El Unicaja disfruta de una luna de miel

Encandilada con su equipo, la afición muestra su incondicional apoyo al equipo en un partido con numerosos errores y un juego inconstante

Roberts, decisivo al final, se zafa de Ndour. /Salvador Salas
Roberts, decisivo al final, se zafa de Ndour. / Salvador Salas
José Miguel Aguilar
JOSÉ MIGUEL AGUILAR

Pareció un partido de eliminatorias, esas de tan grato recuerdo hace dos temporadas y las que deseamos vivir en los próximos meses, señal de que se avanza en esta Eurocup cuyo premio gordo tanto se anhela. El ambiente, pese a los menos de seis mil espectadores que registró el Palacio de los Deportes Martín Carpena, era el de las grandes ocasiones. Desde el principio, y eso que es difícil de ver al cuadro local empezar tan mal (0-10 de salida). Es cierto que la atracción del rival invitaba a la expectación, y que contaba con un exjugador que fue vital en el último título conquistado (ya se sabe de la hospitalidad de Málaga y del cariño que se deposita en contrincantes que dejaron un hueco difícil de llenar), pero nada hacía presagiar esa gran noche de pasión desbordada, pese al juego enjuto y de una fealdad exagerada.

De ahí, la conclusión tan apresurada a estas alturas de la temporada: el Unicaja disfruta de una singular luna de miel porque la afición anda encandilada con un equipo que, casi siempre, le hace disfrutar, y que cuenta con jugadores muy aptos para la atmósfera que se está creando en el teatro de los sueños verde esperanza. Frente al Unics Kazán, que llegó con un Jamar Smith cuyo talento salió poco a relucir, afortunadamente para la suerte de los locales, no había tanto en juego como pareció por el rugir continuo de las gradas. Un ruido ensordecedor como incondicional apoyo al equipo. Era la cuarta jornada de la primera fase de una competición que se hace larga y cuya emoción llega casi al final, y se creó una atmósfera parecida a la de un encuentro decisivo para la suerte final del conjunto que entrena Luis Casimiro. Siempre es importante sumar, pero la trascendencia de la derrota era escasa.

No importa, pues la ilusión ha vuelto para quedarse en un Palacio ávido de grandes citas, de agradables recuerdos, de jugadores de relumbrón. La afición bulle cuando ve en acción a Jaime Fernández, Lessort o Waczynski, o asiste anonadada a exhibiciones anotadoras de Shermadini, Roberts o Wiltjer.

No obstante, aun con las dos victorias logradas en su ausencia, Alberto Díaz se ha vuelto indispensable para este Unicaja. Su baja se hará notar en demasía conforme pasen los días, entre otras cosas, porque como escribió José María Martín Urbano días atrás obliga a Jaime Fernández a jugar más de base y el equipo pierde a un excelso escolta.

Sin apenas tiempo de digerir una gran noche de baloncesto aunque escasa de juego, llega otro encuentro cargado de emociones porque el sábado vuelve como rival Fran Vázquez, del que no hay que decir mucho para regalar elogios a raudales. Además, ahora viste los colores de un Tecnyconta Zaragoza al que se le da bien la pista malagueña.

Punto 2.000 Eurocup. Premio a Brian Roberts por su gran final

Apagado gran parte del partido, superado en toda regla por Pierria Henry, un base que dejó una grata impresión en Málaga, Brian Roberts encontró el premio deseado a su acierto en el tiempo extra del partido frente al Unics Kazán, ya que al lograr el punto 77 en la prórroga se convirtió en histórico por la efeméride de conseguir el punto 2.000 del cuadro malagueño en la Eurocup. El director de juego de Ohio entra a formar parte de esa lista compuesta por 45 jugadores que han anotado una canasta para la posteridad.

Nuevo hito. Tercer triunfo seguido en la prórroga

El Unicaja batió el martes un nuevo récord en su trayectoria continental al lograr la victoria en su tercera prórroga consecutiva. La racha empezó en marzo de este año frente al Olympiacos en casa (87-85), luego en Estambul contra el Fenerbahce (91-99), ambos partidos correspondientes a la Euroliga, concretamente los dos últimos de la máxima competición europea, y siguió frente al Unics Kazán (82-80), en esta ilusionante Eurocup. La pasada temporada también disputó otra prórroga, pero cayó en casa frente al Zalguiris (83-85).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos