El Unicaja femenino prepara un proyecto para no pasar apuros en la segunda categoría

El Unicaja femenino prepara un proyecto para no pasar apuros en la segunda categoría

Se seguirá la hoja de ruta cuando se apostó por el baloncesto femenino de la mano de la Fundación Unicaja

CALDERÓN/M. RIVASMálaga

La hoja de ruta marcada por el Unicaja y la Fundación Bancaria se está cumpliendo. Tras consolidar la apuesta por el baloncesto femenino a nivel de cantera y el ascenso logrado ayer por el conjunto que dirige Lorena Aranda, el club prepara un proyecto para no pasar apuros en la Liga Femenina 2, la segunda categoría nacional.

En el seno del Unicaja siempre han asegurado que no había prisa alguna por alcanzar la Primera División; de hecho ni se plantearon un hipotético ascenso en los despachos si no lo hubiese conseguido en la pista, algo que habría sido factible. La idea siempre ha sido consolidar los cimientos con buenos equipos en las categorías inferiores (ya se logró el título nacional en categoría infantil, dentro de una estructura que no hay que perder de vista que tiene sólo dos años. Así, el siguiente movimiento también será dentro de la lógica. El ejemplo del Asisa Alhaurín de la Torre está cercano, y se quiere evitar esa experiencia de una temporada con muchas derrotas y una dinámica negativa que nunca es aconsejable. Así, la apuesta económica se aumentará para dar un paso más en la profesionalización del equipo que ayer logró el ascenso. En este sentido, el respaldo de la Fundación Bancaria, propietaria del club, es total.

En la actual plantilla hay jugadores con margen de crecimiento y muchas jóvenes que todavía están por llegar, especialmente desde el equipo cadete, el de mayor potencial de la cantera. De este modo, el club espera conformar un proyecto que no pase apuros en la Liga Femenina 2, para dar tiempo a llegar a la nueva hornada y luego tratar de buscar la Liga Día. Como es lógico, sera preciso incorporar varias jugadoras de un perfil más alto, también alguna americana más, que al final acaban marcando diferencias con su capacidad anotadora, como se apreció en el partido de ayer: Sherrill y Mingo anotaron 66 puntos para el Estepona, y Robinson, 31 para el Unicaja. El club tiene decidido que el equipo juegue en Los Guindos como en campañas anteriores. Aunque se quedó gente fuera, no es lo habitual y se considera que es el espacio ideal para que el equipo esté arropado.