Un Unicaja más joven y espectacular

Jaime Fernández ha sido uno de los cinco fichajes del Unicaja para la próxima temporada./Ñito Salas
Jaime Fernández ha sido uno de los cinco fichajes del Unicaja para la próxima temporada. / Ñito Salas

La nueva plantilla ha mejorado en varios aspectos del juego, aunque queda la duda de saber si lo suficiente como para lograr el ansiado regreso a la Euroliga

JOSÉ MARÍA MARTÍN URBANO MÁLAGA

Como todos los buenos aficionados saben, el factor que más influencia tiene en los éxitos de cualquier equipo es el trabajo que desde sus despachos pueda realizarse en el verano. En definitiva, el reclutamiento de jugadores definirá el signo de la temporada y el correspondiente grado de satisfacción de sus seguidores. En ese orden de cosas, el Unicaja, con el 'ascenso' laboral de Carlos Jiménez al puesto de director deportivo y el retorno al banquillo malagueño de Luis Casimiro, ha dado un giro más que notable a este apartado tan decisivo de su gestión. Lo primero que llama la atención es que, a pesar de tan amplia remodelación en el cuerpo técnico, el equipo presente menos novedades que en cualquiera de los años en los que Joan Plaza ha ejercido de entrenador y director técnico de facto, algo que viene a poner de manifiesto los desencuentros que presidieron la gestión del técnico catalán al frente del equipo malagueño, resueltos siempre con amplias renovaciones de la plantilla que no ayudaban en nada a la identificación de los aficionados con su equipo y que, además, en muchas ocasiones resultaban del todo incomprensibles, especialmente porque querer hacer compatible la coronación de una temporada de éxito con deshacerse de medio equipo nos hacía pensar a todos en el capricho o en la existencia de más problemas de los que se pueden admitir.

LAS NOVEDADES

Luis Casimiro
El técnico llega al Unicaja con 59 años después de clasificar al Gran Canaria para la Euroliga. Acumula 19 campañas en la ACB.
Kyle Wiltjer
Ala-pívot canadiense de 2,08 metros y 25 años. Jugó la mitad de la campaña anterior en el Olympiacos. Gran lanzamiento de tres.
Jaime Fernández
Escolta de 1,86 metros y 25 años. El Unicaja pagó 250.000 euros al Andorra, donde promedió 12 puntos y4 asistencias.
Brian Roberts
Base estadounidense de 1,88 metros y 32 años. Amplia experiencia en la NBA. En Europa jugó en el Brose Bamberg y en el Olympiacos.
Mathias Lessort
Pívot francés de 22 años y 2,05 metros. El Unicaja ha pagado unos 200.000 euros al Estrella Roja. Promedió 8,5 puntos y 5,7 rebotes.

Otro de los grandes cambios que pueden observarse en la planificación de este verano es una clara preocupación por el mañana. Es cierto que todo los hombres incorporados al equipo llegan en un gran momento de sus respectivas carreras profesionales, pero no lo es menos que la mayoría de ellos aún no han alcanzado el cenit de su trayectoria y que si hay paciencia ese momento de apogeo podrán vivirlo en el Unicaja. No es el caso de Brian Roberts que, a punto ya de cumplir sus 33 años, ya disfrutó de su máximo esplendor en los Hornets de la NBA, lo que no disminuye en absoluto las enormes expectativas que ha levantado su fichaje. Por el contrario, si puede aplicarse a la llegada de los otros tres nuevos jugadores del equipo, todos muy jóvenes aún, pero que aparecen por aquí tras haber realizado la mejor temporada de sus brillantes carreras.

Comparativa

Con ocho de los jugadores que integran el plantel ya perfectamente conocidos por los aficionados malagueños, antes de que empiece la temporada parece que la comparación de los cuatro hombres que se marcharon con los cuatro que han venido pude ser la mejor manera de hacernos una idea de lo que ha ganado o perdido nuestro equipo. Se marcharon un base puro, un escolta que podía jugar de base, un ala-pívot con vocación de alero y un pívot que podía alejarse un poco del aro. Para sustituirlos han llegado hombres que ocupan los mismos puestos, aunque analizadas las características de unos y otros parecen jugadores técnica y físicamente muy diferentes. Sustituir a los tres jugadores más importantes del equipo, al base que encandiló a la afición en pretemporada y que parecía llamado a cambiar la faz del equipo y encontrar a un entrenador que modificara unos modos arraigados en un grupo tras muchos años de su antecesor no era una tarea fácil. Afortunadamente, la marcha de tan importantes jugadores y de un muy bien pagado Joan Plaza ha permitido recursos económicos suficientes para acometer la tarea.

Los cambios

Tras el decepcionante rendimiento de McCallum en cuanto empezaron los partidos oficiales, alguien puede pensar que sustituirlo no será difícil, por más que encontrar bases específicos de primera categoría, con experiencia y garantías, no resultó nunca fácil. El elegido ha sido Brian Roberts, un base capacitado, que ya demostró su valía en unaprimera etapa en Alemania y después se manejó con éxito en la NBA. Quizás en el Olympiacos, durante la pasada temporada, se mantuvo en un segundo plano, oculto entre las estrellas del cuadro griego, aunque siempre a un excelente nivel. Además, se buscaba un hombre que aportara anotación y todo parece indicar que se ha conseguido, ya que el nuevo base del equipo malagueño no perdona cuando está 'abierto' y exigirá al adversario una vigilancia constante. Se trata también de un especialista en el juego de bloqueo directo, muy bueno en triples y tiros libres, que debe contribuir a paliar la ausencia de protagonistas en los momentos decisivos de los partidos. El trabajo atrás no puede considerarse su fuerte, aunque, por supuesto, siempre estará bien posicionado en defensa.

Para sustituir a Nedovic -un escolta al que le gustaba jugar de base- el Unicaja ha contratado a un base que juega de escolta, un matiz que puede parecer mínimo pero que tiene gran importancia. Jaime Fernández no es un tirador específico, pero tirará cada vez que tenga que hacerlo y nunca jugará con miedo, porque es un auténtico 'jugón' al más puro estilo madrileño. En el juego de Jaime tendrá siempre más importancia el 'dribling' que el tiro y debe resultar más determinante en el juego a campo abierto que en el posicional. Lo que no ofrece ninguna duda es que su contribución defensiva será muy superior a la del escolta serbio

Kyle Wiltjer, hijo de Greg; jugador del Barcelona y del Caja Madrid en la ACB de los años ochenta, es un ala-pívot canadiense muy alto, que aún debe terminar de formarse como jugador en Málaga. Viene a ocupar el hueco que ha dejado Jeff Brooks, al que supera en estatura, pero carece de su polivalencia. El nuevo jugador del equipo malagueño está en la línea del 'cuatro' moderno, aunque en la actualidad no es más que un hombre alto que tira desde fuera, aunque a la hora de competir esto no es poca cosa, porque su tiro es verdaderamente asombroso. En los próximos meses debe mejorar mucho su trabajo defensivo

El último en llegar ha sido Mathias Lessort, un joven y fornido pívot francés, al que la afición malagueña espera ya con auténtica impaciencia. Cualquier parecido con Augustine, el hombre a quien viene a sustituir, será pura coincidencia. Su exuberancia contrasta frontalmente con la austeridad del estadounidense, pero a pesar de ello no tendrá fácil alcanzar el rendimiento de su predecesor. Si alguien está esperando un pívot que reciba el balón al borde de la zona y supere a su defensor con finos movimientos de pies de espaldas al aro, más vale que abandone esa idea, ya que el francés alcanzará sus puntos a base de recibir el balón muy cerca de la canasta, con los dos pies dentro de la zona, en acciones de contragolpe, en el rebote ofensivo o en las continuaciones de los bloqueos directos y, casi siempre, a base de buscar el balón muy cerca de la canasta, tras dura lucha cuerpo a cuerpo con su defensor. Su trabajo defensivo aportará mucho al equipo, con excelentes ayudas y una contribución importante en el rebote defensivo. Eso sí, levantará con frecuencia al aficionado de sus asientos con mates, tapones y toda clase de acciones espectaculares.

Luis Casimiro

Con menos jugadores capaces de buscarse sus propios tiros, resulta imposible hacerse una idea del nivel competitivo del equipo antes de conocer la propuesta de juego de su nuevo entrenador, que tendrá una importancia decisiva en el desarrollo de la temporada. El manchego es un técnico de línea clásica que concede a la defensa una enorme importancia, pero desde luego no es de los que creen que sea esta la única faceta a desarrollar. Concederá al contraataque la importancia que siempre ha tenido en nuestro juego e intentará buscar el necesario equilibrio entre el tiro exterior y la anotación interior, dando a los hombres altos una importancia grande. Como ha hecho siempre, sabrá adaptar con singular maestría el esquema de juego de su equipo a las características individuales de sus hombres, algo que lo define como entrenador. Además, en su larga trayectoria profesional se ha mostrado siempre como un líder exigente, que no sabe convivir con la falta de compromiso de nadie.

A simple vista

A muchos días todavía de que lleguen los jugadores a nuestra ciudad para empezar la pretemporada, tenemos la impresión de que este nuevo Unicaja puede ofrecer mucha diversión a los aficionados y que quizás ha mejorado mucho en la posición de base, en el juego debajo del aro y especialmente en el que se desarrolla por encima de la canasta, pero que tal vez este algo más corto de puntos. Creo que se ha confeccionado un buen equipo, la duda está en saber si será lo suficientemente bueno para alcanzar el difícil objetivo de volver a la Euroliga. Una luz de esperanza es recodar que Luis Casimiro supo encontrar la manera de conseguirlo hace solo unos meses con el Gran Canaria. Ojalá logre repetirlo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos