El Unicaja, muy pendiente de Francis Alonso y Rubén Guerrero

Alonso y Guerrero mantienen una gran amistad. /Twitter
Alonso y Guerrero mantienen una gran amistad. / Twitter

El director deportivo del club viajará en febrero para verlos en directo y reunirse con ellos con vistas al futuro

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

El Unicaja ya piensa en el futuro. Dentro de unos meses, el club deberá tomar una decisión sobre dos de los jugadores nacionales jóvenes más interesantes que están por llegar: los malagueños Francis Alonso y Rubén Guerrero. Ambos militan en universidades de la NCAA estadounidense, donde en marzo de 2019 acaban su ciclo deportivo y en mayo, el académico. Será el momento de las decisiones, de ver si tienen cabida en los planes del club cajista, bien en la propia plantilla del Unicaja o pensando en una cesión para que se curtan en algún club de la Liga ACB para luego repescarlos.

En este sentido, el director deportivo del Unicaja, Carlos Jiménez, ya tiene previsto un viaje a Estados Unidos para verlos jugar en directo como parte de una pequeña gira por el país. Jiménez ha elegido la fecha en la que el equipo de Francis Alonso, Greesboro, recibe al de Rubén Guerrero, Samford. El duelo malagueño en la NCAA será el 7 de febrero, aunque el choque de ida se disputará el 22 de diciembre, fecha que ha sido descartada para la visita al coincidir con las fiestas navideñas. Es la primera vez que el Unicaja acude de forma 'oficial' a Estados Unidos para seguir en directo las evoluciones de los dos jugadores, pues el director de operaciones del club malagueño, Manolo Rubia, lo ha hecho en varias ocasiones, aunque a título particular. Además de verlos en directo, es previsible que Jiménez se entreviste con ambos y presencie algún entrenamiento.

Hay que recordar que el Unicaja presentó en su momento una oferta cualificada en la Liga Endesa para asegurarse los derechos de los dos jugadores en caso de que estos decidan volver al baloncesto español. Es una forma de protegerse ante el interés de otros equipos y una herramienta que le permite igualar cualquier oferta que se plantee por ellos en España.

El club presentó una oferta cualificada por ambos en la ACB y tendrá que posicionarse, ya que acaban su ciclo en la NCAA en marzo de 2019

Alonso (22 años y 1,92 metros), con un talento innato para anotar y lanzar de tres, está firmando un arranque fulgurante de temporada con los Spartans de Greensboro. El escolta promedia 19,6 puntos, 3,3 asistencias y 2,3 rebotes por partido con su universidad, que está firmando uno de los mejores comienzos de temporada de siempre. El hijo de Paco Alonso, exentrenador del Unicaja y actualmente responsable de la Unidad de Deporte, Ocio, Tiempo Libre y Medio Ambiente de la Fundación Bancaria Unicaja, está considerado uno de los mejores triplistas de la NCAA, y ya está en los planes de la selección española para el futuro. Sergio Scariolo lo preseleccionó para los encuentros de preparación para el Mundial que España jugó en Junio, aunque luego no entró en la lista definitiva.

La explosión de Guerrero

El caso de Rubén Guerrero es también (23 años y 2,13 metros) es muy llamativo. El pívot marbellí cambió de Universidad y la NCAA penaliza este cambio con un año en blanco, que Guerrero lo dedicó a ampliar sus estudios y a entrenarse duro, pese a que no podía competir. Ha vuelto más fuerte de lo que ya estaba y haciendo unos números excelentes: 14 puntos y 8 rebotes de media. Hay pocos jugadores nacionales con su físico y envergadura, por lo que es un activo a tener en cuenta.

Una vez que los dos jugadores finalicen su ciclo deportivo en marzo, llegará la hora de las decisiones. Está por ver cómo pueden encajar en la plantilla cajista, llegado el caso. Pocos jugadores españoles que se fueron a la NCAA tuvieron una carrera deportiva en Europa a gran nivel, quizá el último caso reseñable es el del madridista Sebas Saiz, que está jugando cedido en el Tenerife y es fijo también en los planes de la selección en los últimos meses. Esta es la duda que se plantea en el caso de Alonso y Guerrero, aunque sus registros los respaldan hasta el momento.

Dependiendo de cuál sea la decisión, el Unicaja tiene en su mano conformar una plantilla con un interesante núcleo de nacionales (Díaz, Díez, Suárez y Jaime Fernández) a la que puede añadir dos malagueños más (Alonso y Guerrero), con el consiguiente tirón para los aficionados.

Casimiro mantiene la tensión: «No debemos dejar de estar en alerta»

El entrenador del Unicaja pasó ayer por los micrófonos de la Cadena Cope en Málaga para analizar la situación del equipo. El técnico dejó algunas frases interesantes, pero siempre con un mensaje de cautela y en un intento de mantener la tensión pese a los buenos resultados.

«Valoro estar en Málaga y en el Unicaja. Lo valoro muchísimo y los jugadores que tenemos que son buenísimos y sabiendo además los defectos de cada uno, pero nos lo tapamos. Tenemos que adaptarnos y ahí seguimos. Vivo el presente. Y los jugadores agradecen esto. Ahora vamos bien y hay que seguir disfrutando y viviéndolo, pero sin dejar de estar alerta», apuntó el técnico.

A Casimiro se le preguntó sobre el nivel de la cantera y el manchego devolvió le dio la vuelta a la cuestión. «La pregunta del millón es si tienen el nivel de competición que tiene el club y al más alto de nivel, mucha exigencia. De ser campeones y en la cantera debe haber jugadores de nivel para el primer equipo. Morgan puede ser un Suárez», respondió el técnico .

 

Fotos

Vídeos