El Unicaja prueba su estado de ánimo ante un Gran Canaria revitalizado

Suárez va recuperando su mejor nivel poco a poco./ACB Fotos
Suárez va recuperando su mejor nivel poco a poco. / ACB Fotos

Se centra en la Liga tras el descalabro europeo y visita a un rival que ha ganado impulso tras el regreso de Pedro Martínez

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

El deporte está condicionado por los estados de ánimos y el del Unicaja ahora no es el mejor. El equipo malagueño se prueba hoy (20.30 horas, en el dial 53 de Movistar) por primera vez después del descalabro en la Eurocup ante un Herbalife Gran Canaria que ha ganado impulso tras la llegada de Pedro Martínez al banquillo.

Los insulares ganaron el derbi canario ante el Tenerife en la pasada jornada y el jueves le dieron un auténtico repaso al Darussafaka en la Euroliga (84-64) en el estreno del técnico catalán. Es precisamente la competición europea el gran problema del Gran Canaria esta temporada, que está viviendo como un auténtico suplicio su participación en el principal torneo continental. No ha sido capaz de adaptarse a un calendario que no da respiro y lo está pagando en la Liga Endesa, en la que tiene sólo una victoria de margen sobre los puestos de descenso. La errática trayectoria ha provocado que Martínez sea el tercer entrenador en lo que va de temporada, algo insólito en un club que hasta la fecha podía presumir de la gran estabilidad de su banquillo. Al extécnico del Baskonia le precedieron Salva Maldonado, despedido en diciembre, y Víctor García, hombre de la casa y técnico asistente, que tomó las riendas del equipo hasta la semana pasada.

Este es el panorama que se encontrará hoy el Unicaja en Las Palmas; es decir, a un rival muy necesitado que pondrá las cosas complicadas al conjunto que dirige Luis Casimiro y con los jugadores queriendo agradar al nuevo entrenador. Será un partido especial también para el manchego, que no atraviesa por un buen momento tampoco, pues tendrá delante al equipo al que clasificó para la Euroliga el año pasado.

Es una incógnita cómo responderá el Unicaja, pues la irregularidad es la seña de identidad del conjunto cajista este año. Lo único claro es que, eliminado ya de Europa, la ACB es su único frente y debe competir al máximo para tratar de alcanzar la fase por el título en la mejor posición y forma. Como se informó el miércoles, el Unicaja puede encontrarse con que la Liga no sea una vía válida para regresar a la Euroliga. Si el Valencia o el Andorra ganan la Eurocup, la ACB no dará una plaza para el principal torneo europeo, pero eso es algo todavía en el aire, por lo que debe echar el resto a la espera de acontecimientos.

También está por ver si Luis Casimiro realiza algún tipo de ajuste en las rotaciones teniendo en cuenta el pobre rendimiento de algunos jugadores en la eliminatoria frente al Alba, especialmente Waczynski y Wiltjer. El técnico ya empleó a Dani Díez como recambio de Suárez para tratar de ganar en solidez defensiva en lugar de optar por la vía habitual de un Wiltjer demasiado endeble atrás. El Gran Canaria, por su parte, ha tratado de reconducir su trayectoria a base de fichajes. Llegaron Siim-Sander Vene, Josh Magette, Jacob Wiley y Corey Jefferson. Estos dos últimos, jugadores atléticos, han elevado el nivel físico de una plantilla en la que el tirador Marcus Eriksson es el jugador de referencia.