El Unicaja quiere prolongar la fiesta en casa

El Unicaja quiere prolongar la fiesta en casa
Salvador Salas

En un gran momento de juego y confianza recibe a un UCAM siempre peligroso

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

El buen momento que vive el Unicaja bien merece un apretón más. El conjunto malagueño recibe esta tarde (18.00 horas, dial 53 de Movistar Plus), al UCAM Murcia en el último choque que disputará antes del parón en la Liga Endesa por los encuentros de selecciones clasificatorios para el Mundial de China. La plantilla cajista se repartirá por todo el mundo a partir de mañana y algún jugador no volverá hasta el 6 de diciembre, mucho tiempo fuera. Antes de este 'hasta luego', el equipo afronta un encuentro complejo ante un UCAM Murcia irregular, pero siempre incómodo por el nivel de intensidad que preside su juego.

El equipo que dirige Luis Casimiro llega al partido en estado de gracia después de sus últimas soberbias actuaciones, la más reciente la paliza al Mornar Bar en la Eurocup con una retahíla de récords batidos. Aunque el cuadro murciano no anda fino en la Liga, sólo ha ganado tres partidos, camina con paso firme en la Basketball Champions League, la tercera competición continental, en la que es el líder de su grupo con un balance de 7-1, lo que demuestra que es un equipo con capacidad para competir también fuera de casa.

Unicaja-UCAM Murcia

Liga ACB
Jornada 9
Cancha
Palacio de los Deportes
Hora
18.00, Movistar Plus, dial 53
Árbitros
García González, Caballero y Mendoza

Salvando las distancias por el gran valor que tiene jugar en el Palacio de los Deportes, es un encuentro parecido al del fin de semana pasado ante el Andorra; un choque que exigirá al Unicaja un paso más en ese carácter competitivo que desea Casimiro que su equipo alcance.

Delante habrá un rival sobre el papel más limitado, pero que imprime a su juego mucha intensidad y eso lo convierte en un adversario difícil. Con unos registros ofensivos sorprendentes, el Unicaja tendrá un nuevo examen para comprobar que va en la dirección que su entrenador desea.

Precisamente la parcela ofensiva es la que ofrece mayores diferencias entre los dos equipos. Se enfrentan el cuarto mejor ataque de la Liga y el peor, o lo que es lo mismo, el cuadro malagueño anota 16,7 puntos más que su rival de hoy en cada partido, que es mucho. Sin pensar demasiado en esta diferencia, en el Unicaja están más pendientes de la exigencia defensiva que le va a proponer el cuadro murciano, que es un equipo con jugadores físicos y que cargan bien el rebote, uno de los problemas del conjunto malagueño en anteriores encuentros.

Y a pesar de todo lo expuesto, hasta el momento el Unicaja no se ha preocupado en exceso del rival que tenía delante, o al menos no ha modificado su juego demasiado en función del oponente. Sí es llamativo que en el entrenamiento de ayer Luis Casimiro pusiese especial énfasis en el trabajo defensivo, quizás con la idea de alcanzar la regularidad y consistencia antes mencionada.

Para el partido de hoy se mantiene como baja Alberto Díaz. Posiblemente sea el último encuentro que se perderá el malagueño, pues el parón por las ventanas de la FIBA le vendrá perfecto para últimar su recuperación después de lesionarse el tendón isquitiotibial de la pierna izquierda. La idea es que Díaz vuelva a las canchas el 8 de diciembre en el choque liguero que el Unicaja disputará en la pista del Divina Seguros Joventut.

Más

 

Fotos

Vídeos