Una alegría para acabar la pretemporada del Unicaja

Uno de los momentos del partido. /Germán Pozo
Uno de los momentos del partido. / Germán Pozo

El Unicaja se divierte en Alhaurín de la Torre y pasa por encima del Betis en la final de la Copa de Andalucía (102-65)

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

No se pueden sacar rotundas conclusiones de los partidos de pretemporada. Esa frase se repite como un mantra entre los entrenadores, conscientes de que el ritmo competitivo o la motivación en los amistosos no tienen nada que ver con lo que después se vive en los partidos oficiales. Pero puestos a elegir, siempre es mejor ganar y si es de paliza, pues doble alegría.

102 Unicaja

Díaz (4), Fernández (10), Milosavljevic (9), Wiltjer (20), Lessort (11) -cinco inicial-, Suárez (8), Díez (5), Roberts (7), Okouo (-), Salin (8), Shermadini (11) y Waczynski (9).

65 Betis Energía Plus

Costa (-), Dee (16), Bropleh (7), Malmanis (8), Babatund (7) -cinco inicial-, Borg (11), Enechionya (16), Rodríguez (-), Pluta (-) y Cecilia (-).

Árbitros
Benjamín Jiménez, García Ortiz y Alberto Sánchez
incidencias
Partido correspondiente a la vigésima primera edición de la Copa Andalucía, disputado en el Pabellón Blas Infante de Alhaurín de la Torre (Málaga) ante un millar de espectadores.

Es lo que le pasó ayer al Unicaja en Alhaurín de la Torre, que disfrutó de un plácida final de la Copa Andalucía ante un Betis Energía Plus que, además de tener un potencial limitado tras su descenso a LEBOro, contaba ayer con varias bajas importantes. El contundente resultado (102-65) deja claro que el conjunto sevillano compitió hasta donde pudo (principalmente los dos primeros cuartos) y que el conjunto local tenía ganas de dejar una buena imagen en este último amistoso de pretemporada, además de ganar confianza cara al inicio de la Liga Endesa, el próximo viernes en casa ante el Valencia.

Lo que se vio en el pabellón Blas Infante alhaurino sí da unas pinceladas de lo que se pretende que sea el Unicaja esta temporada. Hubo un ritmo ofensivo muy elevado, con transiciones rápidas de las que surgieron canastas sencillas. Luis Casimiro hizo muchos cambios para que no se perdiera intensidad y frescura en la pista –ningún jugador llegó a los 20 minutos en pista– y destacó el alto nivel de acierto desde la línea de tres puntos: 14 de 25, un 56%. En defensa mejoró la puesta en escena del cuadro malagueño, aunque todavía se vieron algunas lagunas. Como el Betis tenía poca pólvora en su juego interior, centró su ataque en sus tiradores y al Unicaja le costó frenar el acierto de Dee o Borg. Hubo varias acciones de canastas bajo el aro en penetración o tras ganar la línea de fondo que no tendrá que corregir el cuadro malagueño ante rivales de mayor entidad.

En el aspecto individual, destacaron los 20 puntos de Wiltjer, con 4 de 5 en triples. El exjugador del Olympiacos, con sus 2,08 de altura, sus largos brazos y su rapidez para ejecutar el tiro, es un rival muy difícil de defender por sus pares. Si Casimiro logra sacarle partido también cerca del aro y sobre todo mejorar su capacidad defensiva, el canadiense puede dar muchas alegrías.

También hubo buenos minutos de Lessort, superior físicamente a sus rivales, de Shermadini, que hizo buenos números pese a fallar algunos acciones cerca del aro o de Milosavljevic, muy activo el tiempo que estuvo en pista. Destacó también Jaime Fernández (10 puntos y 3 asistencias) que quizás tuvo más influencia en el juego de lo que reflejan sus estadísticas. Cuando el madrileño está en pista junto a Díaz o Roberts, mejora la circulación del balón y las amenazas ofensivas se multiplican.

Con la plantilla ya al completo el Unicaja tiene otras hechuras, aunque como admite el propio Luis Casimiro, es difícil establecer a qué nivel real está el conjunto malagueño a falta de seis días del inicio de la temporada. Será la competición oficial la que dicte sentencia.

Protagonismo de Wiltjer

Casimiro puso de inicio en Alhaurín de la Torre a un quinteto formado por Díaz, Fernández, Milosavljevic, Wiltjer y Lessort, en el que el peso ofensivo recayó al principio sobre los hombros del exterior madrileño y del ala-pívot. Dos triples consecutivos de Wiltjer pusieron el marcador en 12-6 para el cuadro malagueño. Fluía el ataque local, aunque el Betis lograba dar la réplica por medio de Dee y Malmanis, que no encontraban mucha oposición. Pese a que la diferencia de potencial y talento entre ambas plantillas era la propia entre un equipo importante de Liga Endesa y un recién descendido a Leb Oro, no se reflejó en el marcador en el primer cuarto, que terminó 19-15.

Con Roberts en pista, que ya había jugado los últimos minutos del primer parcial, el Unicaja empezó a conectar con sus pívots. En dos acciones consecutivas, el base norteamericano le sirvió en bandeja dos canastas a Shermadini. La intervención de Roberts y dos triples consecutivos de Wiltjer aumentaron la distancia local (32-21). Al descanso se llegó con un favorable 44-33 tras una canasta de Salin en el último segundo.

Hasta ahí llegó la oposición del conjunto que entrena Curro Segura, claro aspirante a regresar a la ACB esta temporada. El Betis trató de acercarse en las primeras acciones y llegó a rebajar la barrera de los diez puntos. La entrada de Suárez, que anotó dos triples casi consecutivos y la mayor presencia en la zona de Shermadini volvieron a darle al cuadro malagueño un colchón de más de 15 puntos (68-51) para tomar el mando definitivo el choque.

El último parcial fue un paseo para el cuadro malagueño, con un Betis ya entregado. Sirvió para ver a Dani Díez de '4', junto a Shermadini primero y después contra Lessort. También para que el Unicaja enlazara varias jugadas de bella factura, como un pase bajo las piernas de Fernández a Díez. Un triple de Waczynski puso el punto 100 y el equipo de Casimiro se llevó la Copa Andalucía por una ventaja de 37 puntos (102-65).

 

Fotos

Vídeos