El Unicaja vuelve a mostrar su peor cara (83-75)

Una jugada del encuentro. /Agencia Lof
Una jugada del encuentro. / Agencia Lof

Superado en el rebote y atascado en ataque, el cuadro de Luis Casimiro pierde en la pista del Breogán, penúltimo clasificado

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

En las últimas semanas, desde el Unicaja se ha intentado reforzar el mensaje de que es un error dar la temporada por terminada. Con la decepción de no poder pelear por estar en la Euroliga la próxima campaña, queda poner en valor la Liga Endesa y la posibilidad de hacer algo bonito. Una estrategia totalmente válida y con fundamento siempre que se refuerce con el rendimiento en la cancha. Con resultados, que evidentemente es lo que marca en el deporte de élite, pero también con la forma de jugar, con las ganas que se transmitan.

Ayer en el Pazo de Deportes de Lugo no solo se sufrió una nueva derrota (83-75), sino que no hubo ni rastro de la confianza y el coraje mostrados en la última victoria ante el Joventut. Se volvió a ver la peor cara del cuadro malagueño, justo tras 15 días sin competición en los que el equipo ha podido trabajar con tiempo y también descansar. Por lo visto en la pista del Breogán, en lugar de evolucionar se ha dado un paso atrás. El regreso a la competición no pudo ser más decepcionante. No es cuestión de desidia, porque el equipo lo intentó hasta el final, pero sí de falta de referentes, quizás de dureza mental para afrontar lo que resta de temporada.

Más

El Café Candelas Breogán, penúltimo clasificado y en la pelea por evitar el descenso, se mostró esta jornada con mucha más hambre que el conjunto malagueño. Eso a estas alturas de la temporada, cuando a muchos equipos con el agua al cuello, es fundamental. No es de recibo que un equipo como el Unicaja conceda 17 rebotes ofensivos o que pierda 16 balones, muchos en errores no forzados. El cortocircuito fue generalizado. Dolió ver a la pareja de pívots formada por Brown y Gerun –un jugador procedente del Barça B que está brillando en su estreno en la ACB– pasando por encima de dos hombres de caché Euroliga como Shermadini y Lessort. También comprobar que no había argumentos para frenar a McCallum, un jugador al que se conoce perfectamente. Por no hablar del partido de Jaime Fernández, totalmente errático e irreconocible (-9 de valoración). Solo Suárez intentó dar el nivel, pero el de Aranjuez acaba de salir de una microrrotura y no estaba fino físicamente. De hecho no jugó en la parte final del partido por problemas musculares y habrá que ver si no le pasa factura este encuentro. Pese al mal partido en líneas generales, con el equipo muy estático en ataque y dependiendo del acierto de tres, logró llegar al último cuarto con opciones porque tiene en su plantilla más calidad que el Breogán. Pero en el último cuarto se desinfló totalmente y en Lugo celebraron la victoria ante un 'grande' por todo lo alto.

Sigue sin ganar el Unicaja fuera de casa en la ACB este año (su última victoria a domicilio fue en diciembre) y se distancia un poco más de la cuarta plaza, ahora del Valencia, rival de este miércoles en La Fonteta. Sigue sin dar en la tecla Luis Casimiro y cada vez queda menos temporada para tratar de alcanzar el punto óptimo deseado.

Al Unicaja se le notó la falta de tensión competitiva en los primeros minutos del partido. Empezó con un parcial favorable de 0-8, pero fue un espejismo porque esa ventaja partía de dos triples rápidos de Wiltjer y Milosavljevic. En cuanto el Breogán entró un poco más en faena, encontró facilidades para llegar al aro rival. Si no lo hacía en primeras opciones, el rebote ofensivo que no lograba cerrar el Unicaja le daba más lanzamientos. El conjunto visitante no encontraba un mínimo de estabilidad en su ataque, con constantes pérdidas de balón. Un triple de Alberto Díaz al filo de la posesión en un mal ataque y unos tiros libres de Suárez tras una falta antideportiva permitían al cuadro malagueño llevarse el primer cuarto (16-17).

Pero el marcador no reflejaba lo que se estaba viendo en la pista, con un Breogán más metido en el encuentro. El atasco ofensivo se prolongó en el segundo cuarto. Suárez era el único que elevaba el nivel de intensidad del equipo y que encontraba el aro. Los hombres altos del Unicaja no es que no anotaran, es que ni siquiera tiraban. Mientras, el ucraniano Gerun hacía mucho daño bajo los aros. Un rebote ofensivo y una canasta suya en el último segundo de la primera parte concedieron el 31-30 para los locales al descanso.

El conjunto malagueño no salía con mejores sensaciones de los vestuarios. Milosavljevic perdía el enésimo balón y Roberts fallaba totalmente solo bajo el aro tras un buen pase de Suárez. Un matazo de Brown, que estará entre las mejores jugadas de la jornada hundía un poco más al cuadro malagueño desde el punto de vista anímico. Luis Casimiro paraba el partido para echarle la bronca a sus jugadores, porque no se veía el nivel de intensidad mínimo para competir en una cancha ACB. Reaccionaban los visitantes con un parcial de 8-0 gracias a los triples de Wiltjer. Se le sumó Waczynski en el acierto exterior y el conjunto malagueño siguió con vida (51-49)

Parecía en el último parcial que el cuadro malagueño iba a acelerar, con un parcial de 0-8 gracias a dos triples del alero polaco y a la primera canasta al poste bajo en todo el partido de Shermadini. Como Suárez no podía volver a jugar por problemas físicos, Luis Casimiro echó mano de Díez como '4'. Pero Gerun y McCallum, con sus penetraciones y asistencias, le daban la iniciativa al Breogán. «¡Vamos a jugar duro!», gritaba en la banda Luis Casimiro.

Pero la bronca no surtió efecto. Tampoco dejar en el banquillo a Díaz y emparejar a Roberts con McCallum. Un triplazo de Cvetkovic desde muy lejos ponía la puntilla al conjunto malagueño, que terminó perdiendo por 83-75. El regreso a la competición no pudo ser más frustrante.

83 Cafés Candelas Breogán

McCallum (14), Brown (12), Redivo (10), Gerun (13), Arco (5) -cinco inicial-, Cvetkovic (14), Lofberg (3), Belemene (-), Sulejmanovic (6), Cristian Díaz (4) y Ochefu (2).

75 Unicaja

Salin (5), Dani Díez (6), Roberts (7), Lessort (6), Wiltjer (12) -cinco inicial-, Jaime Fernández (1), Alberto Díaz (5), Milosavljevic (4), Shermadini (4), Waczynski (13) y Carlos Suárez (12)

parciales.
16-17, 15-13, 20-19 y 32-26.
árbitros.
García González, Sánchez Sixto y Carlos Merino. Eliminaron a Waczynski (min.40).
incidencias.
Partido de la vigésimo octava jornada disputado en Pazo dos Deportes de Lugo ante 5.194 aficionados. El Breogán cambió su camiseta habitual por una edición limitada de la fiesta local Arde Lucus.