Wiltjer, de padre a hijo

Greg, que ganó la Recopa de Europa con el Barcelona en 1986, habla de su hijo Kyle, uno de los pilares del Unicaja

Wiltjer sostiene el primer ejemplar de la revista 'Gigantes', en la que aparece su padre. /J. Calderón
Wiltjer sostiene el primer ejemplar de la revista 'Gigantes', en la que aparece su padre. / J. Calderón
Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Podría pasar como una reliquia y seguramente habrá muchos aficionados que todavía guarden un ejemplar en su casa. En el número 1 de la revista 'Gigantes', una de las publicaciones de referencia para los aficionados al baloncesto en España, aparece el mítico Fernando Martín, primer español en la NBA, defendiendo a un pívot del Barcelona. El espigado jugador rubio no es otro que Greg Wiltjer, padre de Kyle, el ala-pívot que es uno de los puntales del actual Unicaja. Han pasado 33 años desde la publicación de aquel primer ejemplar de la revista. Por eso Wiltjer no podía ocultar su sorpresa al ver a su padre en la portada. «Increíble. Nos parecemos bastante, ¿no crees?», comentaba mientras la sostenía sonriente.

Greg Wiltjer dejó el baloncesto en 1997 cuando su hijo tenía cinco años. Atrás quedaba una dilatada carrera que lo llevó a recorrer medio mundo con una parada muy especial en España que lo marcó para siempre. «Fueron los mejores años de mi vida», recuerda cuando SUR lo localiza en Oregón (EE UU), donde fijó su residencia. Por eso, el fichaje de su hijo por el Unicaja fue un momento especial para toda la familia. «Nos trajo grandísimos recuerdos», apunta.

«Kyle me comentó que su agente le había hecho llegar una oferta de un equipo de España. Me pareció genial porque la ACB es la gran liga de Europa. El país es increíble, la gente maravillosa y la comida, ¡ah!, la comida. Jugué en muchos países, pero ninguno como España, y por eso sabía que era una gran oportunidad para él», comenta Greg desde Oregón.

Buen ambiente

Así que la presencia de Kyle en el Unicaja le ha permitido recobrar esa pasión por España. Ve todos los partidos que puede y disfruta del buen papel que está haciendo su hijo en un equipo que, según dice, desprende buena química. «La verdad es que estoy bastante impresionado por el ambiente que se ve en el pabellón y el juego que están haciendo. Creo que todos los jugadores han conectado entre sí, tratan de pasar tiempo juntos y esto es algo importante para el funcionamiento del equipo. A veces no sabes cómo va a funcionar un equipo hasta que están todos y conviven. Es evidente que se lo pasan bien jugando y ganar tanto ayuda más», explica.

Greg Wiltjer llegó a España en 1985 de la mano de Aíto García Reneses, que un año antes lo había visto en acción en Estados Unidos durante los Juegos de Los Ángeles –en los que jugó las semifinales con Canadá–, aunque no lo fichó hasta una temporada después procedente del Brescia italiano. Su temporada fue brillante (14,4 puntos y 10 rebotes en 31 minutos), pero el club azulgrana lo sustituyó en la recta final en la Liga por Steve Trumbo.

Greg Wiltjer, en una imagen reciente.
Greg Wiltjer, en una imagen reciente. / SUR

Greg era un fajador en la 'pintura' y Kyle es un excelso tirador. Por eso el padre ha intentado inculcarle al hijo la necesidad de ampliar su repertorio de juego. «Para ser honesto, cuando era más joven sí que lo aconsejaba y lo entrenaba bastante, pero cuando fue creciendo preferí quedarme un poco al margen. Sí que le insistí en que no se limitase sólo a tirar, sino que pudiese anotar de muchas otras maneras. Por eso me divierto cuando lo veo jugando por dentro. Tiene muchas habilidades y debe explotarlas. El baloncesto europeo es propicio para él y, por ejemplo, puede jugar más de espaldas al aro de lo que lo hacía en Estados Unidos».

Locura en Barcelona

Greg sueña con ver a su hijo levantar un título con el Unicaja, igual que él hizo con el Barcelona en la Recopa de Europa. «Teníamos un grupo de jugadores de gran talento, el grueso de la selección española, y con un entrenador de mente abierta como Aíto. Recuerdo cuando ganamos la Recopa y llegamos a la ciudad, aquel recibimiento... Era como si hubiésemos ganado el título de la NBA. ¡Una locura!»

Kyle Wiltjer está disputando con Canadá los partidos de clasificación para el Mundial de China; de hecho, anoche jugó contra Brasil. Los canadienses tienen el pase en la mano y Greg espera que su hijo pueda estar en la gran cita del año que viene. «Él ha ganado títulos universitarios, pero ganar en Europa como podría suceder con el Unicaja o hacerlo con el equipo nacional es muy importante. Me alegra y me hace sentirme orgulloso de que esté disfrutando de lo mismo que hice yo», asegura.

Tras retirarse del baloncesto, Greg Wiltjer trabaja en un correccional con jóvenes que han tenido problemas con la justicia y, como es lógico, el baloncesto es una de sus herramientas para reintegrarlos en la sociedad. «Es lo mejor que he hecho en mi vida después del baloncesto».

Greg Wiltjer, en una imagen reciente.
Greg Wiltjer, en una imagen reciente. / SUR

Canasta ganadora de Shermadini con Georgia antes de unirse hoy al Unicaja

E. M.

El Unicaja recupera hoy al grueso de sus jugadores internacionales a excepción de Kyle Wiltjer, que anoche jugó con Canadá en Brasil y al que le espera un largo viaje de vuelta. El resto llegarán a lo largo del día a la ciudad, aunque será mañana cuando comiencen a ejercitarse con sus compañeros.

En la jornada de partidos internacionales de ayer, destacó la buena actuación de Giorgi Shermadini, que dio la victoria a Georgia ante Israel con una canasta ganadora en la prórroga (71-69). Shermadini firmó un gran partido y acabó con un 'doble doble', 10 puntos y 11 rebotes en 29 minutos.

También brilló Salin con Filandia, vital para el triunfo de su selección ante Bosnia-Herzegovina (77-81). El escolta del Unicaja anotó 19 puntos (4 de 6 en triples) y terminó con 26 de valoración. En el Francia-Bulgaria (77-53) Lessort fue uno de los mejores del conjunto francés con 10 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias y 17 de valoración. Por último, Serbia pasó por encima de Grecia (84-61) con 5 puntos y 4 rebotes de Milosavljevic.

Abonos a 60 euros

El Unicaja ha lanzado una oferta para los aficionados que quieran seguir en directo todos los partidos que el equipo jugará en casa hasta el final de la temporada. La promoción es válida hasta el 31 de diciembre y los precios por tramos de edad son los siguientes: 43 euros (nacidos entre 2004 y 2012), 60 euros (nacidos entre 1988 y 2003) y 86 euros (Adulto, nacidos hasta 1987).

 

Fotos

Vídeos