Deon Thompson, veteranía, dureza y rebote para el Unicaja

Deon Thompson, veteranía, dureza y rebote para el Unicaja
Euroleague.net

El nuevo pívot del equipo malagueño es un trotamundos del baloncesto, con experiencia al máximo nivel y que debutó en la ACB hace dos temporadas de la mano del Burgos

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Se puede decir sin temor a error que Deon Thompson es un viejo anhelo del Unicaja. No es el primer verano, ni el segundo, que su nombre está vinculado al del equipo malagueño. Esta vez sí se pudo materializar el fichaje, que ya ha hecho oficial el club malagueño. ¿Qué incorpora el Unicaja con su contratación? Todo dependerá de qué jugadores conformen el resto del juego interior, en el que con seguridad solo Carlos Suárez seguirá, ya que Shermadini, Lessort y Wiltjer no continuarán en Málaga. Se espera que Rubén Guerrero sea el quinto pívot, aunque también existe la posibilidad de que salga cedido.

A la espera de ver qué ocurre con el resto de fichajes, Thompson aportará al equipo consistencia, solidez defensiva, veteranía y control del rebote. Tras una campaña en el que precisamente la falta de solidez ha sido uno de los puntos débiles del conjunto que entrena Luis Casimiro, Thompson sumará en este sentido. Vendrá a ejercer un rol similar al de Lessort, es decir que jugará de '5', aunque puntualmente pueda ejercer de ala-pívot. En comparación con el francés, no tiene su frescura, descaro ni potencia física. Es un jugador mucho más pausado, también porque tiene ya 30 años (cumple 31 en septiembre). Seguramente no es el jugador que destacó en el Alba o el Bayern, pero ha ganado conocimiento del juego y sabe aprovechar sus virtudes.

Tiene un gran instinto para el rebote y fue el máximo reboteador en la competición española en la temporada 2017-2018. Defensivamente es duro y puede defender a jugadores más altos que él (mide 2,03). En ataque, su rango de tiro no es tan cerrado como los de Lessort o Shermadini. Puede tirar de tres, aunque tampoco es un recurso prioritario en su juego. En su primera temporada en la ACB intentó 51 triples y metió 21 (41%). En la segunda, antes de marcharse al Zalgiris, tiró 42 y anotó 11 (26%). En los tiros libres se maneja con facilidad en porcentajes superiores al 70%.

Con el San Pablo Burgos debutó en la ACB y seguramente el californiano fue la primera gran estrella del conjunto burgalés en su etapa en la máxima categoría. Allí dejó una muy grata impresión, no solo por su rendimiento deportivo, también por su profesionalidad e implicación con el club. Es uno de esos americanos que se adapta bien al equipo y que hace piña en el vestuario, algo no tan común.

En enero, el Zalgiris fichó a Thompson para terminar la temporada en la Euroliga, por la baja de Antanas Kavaliauskas. En el conjunto lituano no ha tenido el protagonismo del que sí disfrutaba en Burgos. Disputó 17 partidos, con una media de 13:46 minutos, siempre saliendo desde el banquillo, para aportar 4,7 puntos y 3,1 rebotes de media. Su mejor partido la pasada temporada en la competición europea fue ante el Gran Canaria (11 puntos y 7 rebotes).

Se trata de un jugador trotamundos, que ha ganado títulos en Alemania, Israel o Serbia y que incluso jugó una temporada en China. Siempre se ha adaptado bien a los equipos en los que ha competido, aunque quizás la gran duda de su llegada al Unicaja es ver cómo puede afrontar una temporada exigente con el club malagueño, compitiendo en la Liga Endesa y en la Eurocup.